PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El juego de las margaritas

 

Por Antonio Coll

 

 

El interminable “proceso” de la Declaración Unilateral de Independencia de Cataluña,  por parte de la Generalitat y una parte mayoritaria del Parlament catalán, compuesto por desiguales formaciones políticas y las contrarréplicas del gobierno del Reino de España, en referencia a ejecutar el dubitativo artículo 155 de la Constitución española,  con el objetivo de “recuperar la convivencia armónica y la seguridad jurídica en Cataluña”,  cada vez tiene más similitud con “El juego de las margaritas”.

 

Como es conocido, el sencillo juego consiste en deshojar margaritas e ir preguntado al arrancar  cada pétalo:   “me  quiere, no me quiere”,  si se trata de una pareja que se plantea el enigma del amor.  También sirve para otros ámbitos de la vida.  Pero advierto que tiene truco,  si no se ponen ambos de acuerdo el sistema a seguir.  En el caso de Cataluña,  percibo que las reglas del juego la ha impuesto el president Carles Puigdemont y los suyos, si bien,  también percibo que,  en el tripartito que conforma  la Generalitat,  se empieza a tener dudas sobre las propuestas a seguir,  ante las devastadoras consecuencias económicas que han empezado a relucir y la fractura social que,  después de la mayoritaria  manifestación del 8-O,  en Barcelona,  por parte de lo que se llamaba “mayoría silenciosa”,  contrarios al “golpe separatista”. 

 

Además,  las decisiones de los consejos de administración de bancos, empresas y otros entes,  con sede social en Barcelona, han encendido todas las alarmas en los gobernantes catalanes, acentuado en los antiguos convergentes de Jordi Puyol,  Artur Más y en la ERC de Junqueras. Dejo al margen a la asamblearia CUP  (Candidatura d’Unitat Popular),  cuya ideología es de extrema izquierda radical, anti-sistema,  anticapitalista y contrario a la Unión Europea,  así como anti-OTAN.  Pero los convergentes  de Puigdemont y republicanos de Junquera necesitan sus diez parlamentarios para gobernar la Generalitat. En este aspecto, se acentúa la disparidad entre los partidarios de la independencia,  ya que en una imaginaria e hipotética república catalana, sería totalmente contradictorio gobernar con esa gente,  al que,  por supuesto,  respeto su ideología ensoñadora e idealista, si bien opino que está  fuera de toda realidad imperante.  

 

La mayoría de analistas políticos y juristas relevantes interpretan que,  una “independencia a plazos” como intenta propiciar los gobernantes de la Generalitat,  es entrar en una espiral de extrema gravedad para los intereses del pueblo catalán y resto del Estado. Sería un caos cuyas consecuencias son imprevisibles no solo en la economía sino en el ámbito social.  Gravísimo por los conflictos que con toda seguridad se producirían, en todos los ámbitos de la sociedad catalana.

 

Las declaraciones del jugador del FC Barcelona, Leo Messi, han sido explosivas. El mejor exponente barcelonista e ídolo,  ha dicho que se irá del Barça si se autoproclama la independencia.  La reacción de la directiva del club culé no se ha hecho esperar y ha puntualizado que: “el FC Barcelona no contempla desligarse de la Liga española”.  No se olviden que la entidad recibe 145 millones de euros solo en concepto de derechos de televisión. Es una anécdota más, si se quiere, pero no es baladí. No olviden la frase que “el Barça es més que un club”.

 

A la espera del cómo se desarrolla el artículo 155,  a expensas de lo que conteste el president de la Generalitat,  Carles Puigdemont, todo se desarrolla en conjeturas e incertidumbres. Lo que sí está claro es que los gobernantes sediciosos no quieren,  en estos momentos,  adelantar unas elecciones autonómicas, temerosos a que los constitucionalistas consigan mayoría en el Parlament catalán.  Incluso me atrevería a decir que lo del Referéndum pactado, antes del 1-0, no era,  en el fondo,  al margen de cuestiones jurídicas,  una alternativa para ellos,  porque los números que manejaban se alejaban mucho de conseguir al menos el 51%.  Por eso se inventaron una consulta dirigida y manipulada por ellos mismos.  Era la única forma de proclamar la independencia.  Significaba el mejor enroque para sus intereses.  Pero ocultar la verdad y  la realidad,  tiene su causa-efecto. 

 

Percibo que este “juego de las margaritas” tendrá un largo recorrido y tampoco se frenará por muchas reformas constitucionales favorables a contentar el movimiento separatista en Cataluña. 

 

La historia siempre se repite y  va por ciclos.  Pero la fractura social y económica en el pueblo catalán es una realidad y solo ha iniciado su andadura,  al menos en este siglo XXI.  Y me imagino que ahora nos adentramos a situaciones de complot, conspiraciones políticas,  acuerdos secretos y otros enunciados al que hay que estar muy atentos y perceptivos,  porque conlleva muchas dificultades para descifrarlos. 

 

Hasta la panadera Bimbo se marcha. Y ya son 40 las empresas que ubican su sede fuera de Cataluña. “Más pan y menos banderitas y golpistas”,  diría un buen industrial catalán.

 

 A pesar de todo,  sigo pensando que Cataluña es grande y saldrá de esta espiral contradictoria,  peligrosa y con muchos despropósitos,   en un estado de derecho democrático y social que gozamos desde 1978.   Porque lo importante es alejarse del riesgo existente de enfrentamiento armado y civil,  en una comunidad histórica multicultural  de más de  siete millones y medio  de habitantes.  Debe ser un objetivo prioritario entre todos los gobernantes. 

Comentarios (6)  



Comentarios  

# A. Francisco 12-10-2017 13:34
Cómo conservadores de la antigua Convergencia e Unió puede gobernar con radicales de extrema izquierda y anti-sistema. Nadie se lo explica. Por otro lado, el estatuto de Cataluña es uno de los más avanzados de la U.Europea y EE.UU. ¿Por qué no se dedican a gobernar y a ofrecerle más bienestar a sus habitantes? En las próximas elecciones, Ciudadanos sube como la espuma. También el PSC-PSOE subirá en votos, así como el PP. Por supuesto ERC también se llevará una buena tajada. Muchos electores de la antigua Convergencia de Puyol y Más desplazarán su voto a Ciudadanos de Albert Rivera y Inés Arrimadas, buena candidata. Tiempo al tiempo.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Chano R. 13-10-2017 10:45
Cataluña se merece la independencia. Son un pueblo distinto con su lengua y su historia. Y si los fachas no le hacen caso, como no le han hecho durante años y encima les echan encima la justicia,ellos hacen bien en largarse y buscar su libertad como nación catalana independiente. Y al dinero que le den, siempre hace lo mismo, quiere mandar, manejar los medios y gobernar la política. Aquí lo sabemos muy bien. así que menos machangadas y Cataluña nación independiente.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Afe 13-10-2017 16:05
Habría que preguntarle a más del 50% de la población catalana si quieren la independencia.
Porque una cosa es predicar y otra dar trigo. Albert Einstein dijo, en su día, que hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana. Del universo reflexionó, en el sentido de que no estaba seguro....
Responder | Responder con una citación | Citar
# Joan Mascarell 13-10-2017 18:49
U.E. esta midiendo sus reacciones pero como vea que esto se le va de las manos Rajoy acabará reconociendo a Cataluña. Es cuestión de tiempo y Artur Mas lo sabe. Firmará un tratado de incorporación con doble velocidad pero integrandose aunque sea de la mano de un estatuto especial. Su fuerza como nación histórica esta fuera de duda. Y coincido en que su mayoría parlamentaria independentista legítima abiertamente la DUI. No comparto por consiguiente el extraño y poco argumentado planteamiento del articulista.
Responder | Responder con una citación | Citar
# A. Coll 13-10-2017 21:11
Sr. Joan Mascarell: Sus argumentos están bien planteados y los recibos con mucha consideración.
Según determinados filtros, más de servicios de inteligencia, aseguran que Rajoy, incluso se planteó debatir la posibilidad de un Estado Libre Asociado o algo parecido, pero con la figura del Rey como Jefe de Estado. No deja de ser un rumor, pero existe, así como otras consideraciones que en este apartado no puedo exponer.
Le agradezco su opinión y su rigurosa exposición.
Atentamente
Responder | Responder con una citación | Citar
# Augusto 13-10-2017 23:56
Lo de Cataluña no se entiende en la actual época. A lo mejor en periodos anteriores, entre 1976-1980, se podría justificar, pero ahora es incomprensible y difícil de que se constituya en un estado independiente. Yo no lo veo. Y Messi tampoco.
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario