PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La pinocha, ¿bien público?

Por Antonio Salazar

 

Es conveniente recordar que no hay nada más práctico que una buena teoría. O dicho de otro modo, sin una teoría adecuada, los resultados pueden distar mucho del objetivo deseado. El aserto es siempre válido, máxime tras escuchar a un coordinador de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, en el programa de Mayer Trujillo en la Cadena COPE, explicar las razones por las que se acumula pinocha en los bosques, calificándola de bien público, argumento que repitió en varias ocasiones. La acumulación de pinocha es contraproducente y resulta imperativo recogerla para evitar que genere problemas adicionales cuando los montes se incendian. 

 

Un bien público es aquel que no es susceptible de ser vendido o comprado en el mercado, lo que sucede cuando reúne dos propiedades que los distinguen del resto de bienes: no son rivales ni excluyentes. No son rivales cuando el uso y disfrute de un usuario más no supone una disminución de la cantidad disponible para el resto, mientras que resultaría excluyente si no podemos discriminar a sus usuarios, de tal suerte que una vez provisto el servicio no sería posible pasar una factura a los que se benefician de él. El ejemplo cla y ya en esee la teor.


arias mebarcaciones se beneficien al tiempo las inmediaciones se pueden orientar gracias a endios tengaásico de esto último sería la defensa de un país, se crea el ejército con la misión de defender las fronteras de un territorio pero en caso de desatarse un conflicto no se podría excluir del operativo a aquellos que, por una cuestión de conciencia o de percepción distinta de riesgo, deciden dejar de pagar impuestos para ese fin -en el caso de poder elegir-. Un ejemplo de bien rival podría ser la luz de un faro, cuando se provee ese servicio los barcos de las inmediaciones se pueden orientar gracias a él y no ocurre nada porque varias embarcaciones hagan lo propio ya que la cantidad de luz sigue siendo la misma.


Es lo que dice la teoría y ya hemos visto que con una visión tan amplia de lo que es un bien público, la pinocha tiene serias dificultades para ser considerada tal. También sabemos que la tecnología y la historia conspiran en contra de la teoría en los términos que expresara Samuelson. La tecnología consigue que productos que consideraríamos sin ambages bienes públicos puedan ser provistos por el mercado. Un caso claro sería el mismo ejemplo del ejército, ya existe tecnología suficiente para que aquellos que no deseen pagar la defensa, sean excluidos de sus beneficios (?). La historia, por otra parte, nos dice que los faros no siempre fueron públicos y que en la Inglaterra del siglo XIX eran privados y gestionados por particulares, como acreditara el Premio Nobel de Economía Ronald Coase. Determinar la naturaleza de un bien público y que sea una definición rígida es una pretensión científica imposible pero a la que tan aficionados resultan algunos economistas y muchos burócratas.


Pretextar que las trabas que se le ponen a los interesados en la recogida de la pinocha están justificadas por la existencia de bienes públicos resulta una jaimitada que genera adicionales problemas a la hora de extinguir incendios, pero que, sobre todo, muestra en las manos en las que están asuntos sobre los que deberíamos extremar las precauciones. La realidad es que, fiel a una administración absolutamente paquidérmica, los problemas se generan artificialmente y que, aquellas personas interesadas en retirar ese producto útil como cama para animales o compost, se ven sometidos a toda suerte de trabas e impedimentos. Lo demás, excusas de malos gobernantes con las ideas equivocadas.

 

@antoniosalazarg

Comentarios (4)  



Comentarios  

# KPX 09-10-2017 08:43
Siento mucho informarle que la pinocha forma parte del equilibrio del bosque, puede afectar negativamente en caso de un incendio, pero es completamente necesaria para el mantenimiento de la masa forestal, ya que es casi el único aporte de materia orgánica y sales minerales diferentes a las presentes en la roca madre. Además es el hogar de miles de microorganismos necesarios para el equilibrio medioambiental. Un bosque al que sistemáticamente se le despoje de esa capa de hojas secas, se verá abocado irremediablemente a su muerte. Antes de escribir tan a la ligera deberían asesorarse por técnicos forestales de verdad. :sad:
Responder | Responder con una citación | Citar
# Antonio Salazar 16-10-2017 16:32
Cito a KPX:
Siento mucho informarle que la pinocha forma parte del equilibrio del bosque, puede afectar negativamente en caso de un incendio, pero es completamente necesaria para el mantenimiento de la masa forestal, ya que es casi el único aporte de materia orgánica y sales minerales diferentes a las presentes en la roca madre. Además es el hogar de miles de microorganismos necesarios para el equilibrio medioambiental. Un bosque al que sistemáticamente se le despoje de esa capa de hojas secas, se verá abocado irremediablemente a su muerte. Antes de escribir tan a la ligera deberían asesorarse por técnicos forestales de verdad. :sad:


Le agradezco sus consideraciones y recomendaciones pero la verdad es que sí me asesoré por un doctor en Biología. Lamento las discrepancias sobre la utilidad de la pincha, aunque no era ese el tema central del artículo, relacionado con si puede considerarse un bien público.
Un saludo
Responder | Responder con una citación | Citar
# Germán 14-10-2017 20:34
Cuándo se opina a la ligera de un tema que se desconoce, como es el que nos ocupa, por parte del articulista, se expone uno a hacer el más espantoso de los rídiculos, la pinocha es necesaria para la supervivencia de los bosques, y por otro lado la pinocha de los montes públicos se puede recoger por quien lo desee, eso sí, pidiendo el oportuno permiso y cumpliendo las indicaciones que se hagan desde la correspondiente administración, en los bosques privados, que los hay en Canarias, solo tienen que pedir permiso al dueño. La próxima vez informese mejor Sr. Salazar.
Responder | Responder con una citación | Citar
# Antonio Salazar 16-10-2017 16:34
Cito a Germán:
Cuándo se opina a la ligera de un tema que se desconoce, como es el que nos ocupa, por parte del articulista, se expone uno a hacer el más espantoso de los rídiculos, la pinocha es necesaria para la supervivencia de los bosques, y por otro lado la pinocha de los montes públicos se puede recoger por quien lo desee, eso sí, pidiendo el oportuno permiso y cumpliendo las indicaciones que se hagan desde la correspondiente administración, en los bosques privados, que los hay en Canarias, solo tienen que pedir permiso al dueño. La próxima vez informese mejor Sr. Salazar.


Buenas tardes, D. Germán
Le agradezco sus recomendaciones pero solo hacer dos precisiones. El sentido de la crítica era que se creen trabas a los que deseen retirar la pinocha (algo que reconocía el entrevistado) y se haga por motivos errados, la consideración de bien público.
Un saludo
Responder | Responder con una citación | Citar

Escribir un comentario