PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

20 años de cárcel por intentar matar y violar a la hija de su pareja

La Sala prohíbe al acusado acercarse a la víctima, que en el momento de los hechos tenía 12 años, durante 22 años y le impone otros 10 de libertad vigilada

 

 

  • Lancelot Digital
  •  

    La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas ha condenado a un total de 20 años de prisión a un vecino de la capital grancanaria de 51 años que en septiembre de 2016 intentó agredir sexualmente y matar a la hija de su pareja sentimental, de 12 años cuando sucedieron los hechos.

     

    La sentencia impone al acusado 11 años de prisión y 12 de prohibición de acercarse a la víctima por el delito de homicidio en grado de tentativa, y nueve años de cárcel, diez de libertad vigilada y once de alejamiento por el delito de tentativa de agresión sexual. Igualmente, obligar al acusado a indemnizar a la niña con 12.192 euros.

     

    El fallo declara probado que, sobre las 14:30 horas del día 29 de septiembre de 2016, el acusado, tras llegar en compañía de la menor, que en aquel momento contaba con doce años, al domicilio que compartían en la villa de Ingenio (Gran Canaria), aprovechando que ambos se encontraban solos,  “la golpeó con un jarrón en la cabeza a la entrada del salón de la vivienda y después la agarró con ambas manos por el cuello apretando con la intención de asfixiarla sin llegar a conseguirlo”.

     

    A continuación, sigue el fallo, “la arrastró hasta el dormitorio de matrimonio, la tumbó en el suelo donde continuó presionándole el cuello a la vez que le daba golpes con la cabeza en el suelo, la pegaba golpes en la cara y le metía un pañuelo en la boca para que no gritara, hasta que la niña quedó inconsciente momento en el que, guiado por la intención de satisfacer sus deseos sexuales, trató de penetrarla por vía vaginal y anal”.

     

    Antes de que la niña recobrara la consciencia, expone la Sala, el acusado “le clavó un cuchillo en el abdomen y abandonó el domicilio, tras haber cerrado la habitación”.

     

     

    La sentencia, que se adjunta, es susceptible de recurso de apelación ante la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario