PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Quieres ser el culpable de la muerte de los que más quieres?

 

 

 

El número de fallecidos en accidentes de tráfico ha vuelto a aumentar por cuarto año consecutivo. Cada vez hay más accidentes en las carreteras de todo el país y las islas no son inmunes a este crecimiento. De hecho, un reciente estudio revela que los conductores menores de 35 años de la provincia de Las Palmas son los jóvenes más imprudentes al volante de toda España.

 

No hay semana en Lanzarote que no se produzca al menos un accidente, cuando no varios, con consecuencias mortales. Al consumo de alcohol y estupefacientes, a las clásicas distracciones al volante, se ha sumado el mal uso del móvil, una costumbre generalizada que se está convirtiendo en una auténtica lacra. Cada día vemos grabaciones al volante, gente mirando sus redes sociales,  directamente hablando por teléfono o mandando mensajes por whatsapp… la consecuencia siempre es la misma. Esta situación explica la impactante campaña para la prevención de accidentes de tráfico que ha puesto en marcha la DGT y que tiene como eslogan “En un accidente de tráfico, ¿quién prefieres ser: quien vive o quien muere?”.

 

El objetivo es, como siempre, concienciar, pero ya que somos incapaces de preocuparnos por nosotros mismos, dirige el foco a la culpabilidad que sentiremos el resto de nuestros días si le provocamos la muerte a alguien. Y eso, aunque creamos que a nosotros no nos ocurrirá, eso pasa a diario.

 

No es la única medida. Pere Navarro, director general de Tráfico y el impulsor del carnet por puntos, ha anunciado su intención de bajar la velocidad máxima en vías urbanas a 30 km/h. Navarro, convencido de que con las multas únicamente en este país no se puede lograr nada, se ha propuesta atacar dos de las que considera las claves del incremento de la siniestralidad: los excesos de velocidad y las distracciones.

 

 

Navarro consiguió, con la puesta en marcha del carnet por puntos, reducir los accidentes. Sin embargo, el mal uso de la telefonía móvil y todas sus aplicaciones ha conseguido que las cifras vuelvan a estar en niveles muy peligrosos.

 

Por eso, y ante la falta del resultado del resto de las medidas llevadas a cabo durante años, apela ahora a la conciencia y pregunta directamente al conductor: ¿Quieres ser el culpable de la muerte de tu mejor amigo?, ¿De tus padres?, ¿De tus hijos?, ¿De tu pareja?

 

Sin embargo, en esta lucha, Navarro y la DGT no son el enemigo, son nuestros aliados. Es preciso concienciarnos de lo peligrosa que resulta una distracción al volante. Es necesario que ‘aparquemos’ el móvil hasta llegar a nuestro destino para asegurarnos de que, en efecto, nosotros y el resto de conductores, lograremos llegar.