PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Romper canarias


Si hay una cosa que los canarios de las islas menos pobladas deberían tener clara es la necesidad de mantener su actual sistema electoral de la llamada triple paridad. Y no lo decimos por decir, ya que, en estos momentos, Canarias, y sobre todo, el futuro de sus islas menos pobladas está en peligro, ya que es ahora cuando un mayor número de partidos, sobre todo Nueva Canarias y Podemos, está tratando de romper el sistema de la triple paridad, o lo que es lo mismo el actual sistema electoral de Canarias.

 


El objetivo de romper el sistema electoral para estos partidos es que creen que es la única forma de poder avanzar ellos. Dicho de otra manera, exigen ese cambio por intereses espurios, ya que consideran que es la única manera de tener una mayor presencia parlamentaria aunque sea a costa de romper el equilibrio canario. Un equilibro gracias al cual las islas periféricas han podido reducir el margen de diferencia en favor hasta ahora de Gran Canaria y Tenerife.

 


El Psoe, Podemos y Nueva Canarias creen, en definitiva, que esa es la única manera que tienen de echar del poder a Coalición Canaria. Así de sencillo. Ese es el objetivo y no importa quién o qué caiga por el camino. Se impone, pues, el interés particular de estos partidos, al interés general de las islas, ya que el equilibrio del que dota a Canarias el actual sistema electoral es fundamental para ser justos con todos los canarios. Y esta justicia pasa por tratar a los desiguales con medidas desiguales para reducir la enorme brecha existente entre unas islas y otras. Entre Gran Canaria y Tenerife y sus "satélites", que es como ellos nos ven desde el Roque Nublo o desde el Teide.

 


Lo único cierto es que si se quiebra el sistema de la triple paridad cada día aumentaría la brecha en la calidad de vida en favor de las más pobladas. En cualquier caso, una cosa deberíamos tener clara: si los diputados de las islas menos pobladas se ponen de acuerdo y aúnan fuerzas para conseguir una causa común, jamás podría cambiarse el sistema electoral.

 


No podemos olvidarlo, y ahora resulta fundamental que estén unidos. Justo por eso desde Lanzarote estaremos muy atentos para ver quienes entre nuestros ocho diputados quieren beneficiar y aumentar el poder de las Islas de Gran Canaria y Tenerife, ya de por sí mayor, para restárselo a las islas menos pobladas.

 


Echamos de menos, dicho sea de paso, que sectores empresariales, sociales y, sobre todo, partidos como el Psoe y el PP en Lanzarote, no sean más claros y sigan jugando a la ambigüedad. Nos gustaría también saber con claridad qué es lo que piensa Gladis Acuña que unas veces dice una cosa y otras la contraria, y precisamente está dentro de Nueva Canarias como diputada, el partido más insularista de Canarias que sólo lucha por los intereses de la isla redonda. Es el momento de ser claros y directos y no andarse con juegos y dobleces porque es mucho lo que nos jugamos en este lance.

 


Éste va a ser el gran debate de esta legislatura y es preciso unirse como sea para evitar lo que ya alguno cree que se va a conseguir: romper Canarias rompiendo su sistema electoral.