PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El IES Puerto del Carmen se vuelca con la gastronomía lanzaroteña


Saborea Lanzarote participó en las IV Jornadas de Puertas Abiertas del Centro organizando un show cooking para todos los presentes. Vea la galería de imágenes

 

 

  • Lancelot Digital
  • Cedidas

  • La cultura gastronómica forma parte de la idiosincrasia lanzaroteña, por eso no resulta extraño que ocupara un lugar destacado en las últimas Jornadas de Puertas Abiertas organizadas en abril por el IES Puerto del Carmen y tampoco resulta sorprendente que los profesionales de Saborea Lanzarote se volcaran con la iniciativa organizando un show cooking en el propio centro. No en vano, esos alumnos podrían ser los futuros chef de la isla en un futuro no muy lejano.

     


    En efecto, el IES Puerto del Carmen celebró el pasado 6 de abril sus IV Jornadas de Puertas Abiertas en las que el centro mostró a todos los miembros de la comunidad educativa los proyectos y trabajos que ha realizado el alumnado durante el curso escolar.


    Cada año, los trabajos y proyectos se centran en un tema determinado: El Tunel del Tiempo, la novela de Ray Bradbury "Fahrenheit 541", etc. En esta ocasión, las Jornadas han dado a conocer todos los aspectos relacionados con la isla de Lanzarote, tales como Patrimonio histórico, Leyendas tradicionales, Cultura y Manrique, Reserva de la Biosfera, Gestión de residuos, así como la cultura gastronómica de la isla, centrando sus estudios en los recursos y conceptos de la gastronomía, tanto tradicional como la actual.

     

    Cultura gastronómica

     

    La tradición culinaria y su evolución hasta el momento actual tuvieron su propio espacio, y para ello el centro contó con una propuesta peculiar: un show cooking ofrecido por Saborea Lanzarote, del Cabildo insular y el Restaurante La Cascada de Puerto del Carmen, en el que visitantes, alumnos y profesores pudieron saborear algunas de las delicias que se cocinan en la isla en el momento actual.

     

    Todos los asistentes pudieron asistir en directo a la preparación de las recetas y, por supuesto, saborearlas posteriormente. Con esta actividad finalizaban las jornadas que cada año se proponen ser un poco más completas que en la anterior edición. Este año, sin duda, se despidieron dejando un buen sabor de boca entre todos los miembros de la comunidad educativa.