Hernández asegura que cuatro de cada diez contratos revisados por el Plan contra la Explotación Laboral eran fraudulentos

Compartir

b_580_580_16777215_00_images_stories_2016_11_PATRICIA.JPG

La consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias asegura que cerca de 9.000 trabajadores se han beneficiado de este plan al que aún hay que sumarle los datos de noviembre

 

Lancelot Digital


El Plan contra la Explotación Laboral puesto en marcha por la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias junto con la Inspección de Trabajo "ha sido un éxito, más incluso de lo esperado". Así lo ha manifestado este miércoles en rueda de prensa la vicepresidenta del Ejecutivo y consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Patricia Hernández, quien además ha concretado que el plan "ha permitido mejorar las condiciones de trabajo de cerca de 9.000 canarios" y recordó que a esta cifra habrá que sumarle el efecto inducido de los dos meses que ha durado el plan, compuesto por la actividad de los 32 inspectores de más y el efecto inducido de esa actividad.


De estos casi 9.000 contratos, 3.868 corresponden al número de contratos temporales convertidos en indefinidos en octubre de 2016 como parte del efecto inducido del plan y otros 2.900 son los beneficiados directamente por la acción de refuerzo de la Inspección de Trabajo en Canarias, a los que se suman las 2.195 altas de contratos indefinidos registrados en octubre de 2016 con respecto a 2015.


Contratos revisados


En total, en toda Canarias se han revisado por parte de la Inspección Laboral 6.920 contratos de trabajo, de los cuales casi el 40% estaba en situación de fraude contractual, es decir, uno de cada cuatro contratos inspeccionados presentaba algún tipo de irregularidad. De los 2.900 trabajadores que se han beneficiado de la mejora de sus condiciones laborales gracias a esta acción inspectora de forma directa, cabe destacar que 1.698 contratos temporales pasaron a ser indefinidos; en 1.006 se produjo un aumento de la jornada duplicando a la que tenían en el contrato y en otros 196 se regularizó la situación de trabajadores que estaban en las empresas sin contrato.


La también consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda ha explicado que "llevamos un año diseñando este plan contra la explotación que tiene un objetivo claro: beneficiar a los trabajadores y trabajadoras canarias y a los empresarios que cumplen y que se someten a una competencia desleal porque otros pagan menos a sus trabajadores o no cotizan por ellos a la Seguridad Social", ha añadido para subrayar que se repetirá en 2017, una edición de la cual adelantó que ya se está trabajando en ella.


Hernández ha destacado el efecto inducido del plan. "Cuando nosotros dijimos que íbamos a ir -ha explicado-, muchos empresarios decidieron actuar antes y eso ha supuesto un incremento de la contratación indefinida en Canarias del 31,39% entre octubre de 2015 y octubre de 2016, que se traduce en 2.195 contrataciones indefinidas de diferencia entre un mes sin la acción inspectora de este plan y el de este año con los inspectores extra en las calles".


Finalizó su intervención con una advertencia. "El plan sigue, y vamos a seguir yendo donde sabemos que debemos ir. No piensen -ha dicho- que ahora cuando se vayan los inspectores van a poder cambiar los contratos y volver a la irregularidad. Si detectamos un incumplimiento posterior la sanción será mucho más elevada. Y créanme que lo vamos a detectar. Si cambia la situación laboral de los trabajadores, iremos, porque estaremos muy atentos a aquellos que se han beneficiado del plan y que su empresario cambió su relación contractual" y añadió "que sepan que los datos están ahí y que si después del plan les dan de baja, irá un inspector a la puerta de la empresa para sancionarles".

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.