La Wine Run y Sonidos Líquidos podrían correr peligro si finalmente se anula el Plan de La Geria

Compartir

Los usos quedarían limitados al ser el PIOT el que pasara a regular el espacio 


 

Lancelot Digital
Vídeo: Lancelot Televisión

 

Los usos que ahora tiene La Geria podrían quedar limitados si finalmente se anula el Plan Especial, según ha reconocido el propio consejero de Política Territorial del Cabildo, Marcos Bergaz "Hay determinadas actividades y usos que no van poder desarrollarse. Se está en trámite de valoración", ha señalado a las cámaras de Lancelot Televisión. Algunos juristas van más allá y apuntan que la celebración de eventos como la Wine Run y Sonidos Líquidos podrían correr peligro y con ello la economía y el empleo que generan.

 

Lancelot Televisión preguntó este miércoles al consejero de Política Territorial del Cabildo si podía confirmar que no se recurrirá la anulación del Plan Especial de La Geria como fuentes cercanas a la institución adelantaron a Lancelot Digital y ésta fue su respuesta. "Lo que puedo confirmar es que somos bastante pesimistas en cuanto a la viabilidad del recurso de casación, que es el recurso por otra parte que cabe contra la sentencia del TSJC que anula el Plan Especial de La Geria", apuntó.

 

Según el propio Bergaz, sus tesis estarían también avaladas por los servicios jurídicos del Gobierno regional. En concreto, se refiere a la nueva normativa que establecería que no existe interés casacional para que se admitiera el recurso. "Y en este caso, las opiniones que manejamos es que ese interés casacional no estaría presente, porque ya hay sentencias recientes del Tribunal Supremo que vienen a resolver las cuestiones de nulidad que el TSJC viene a plasmar blanco sobre negro en la reciente sentencia", explicó.

 

El próximo viernes, Bergaz anuncia que se reunirá con Gesplan para establecer un cronograma de cara a cómo actuar tras la sentencia anulatoria. La pregunta que surge ahora es ¿y ahora qué? "Será el PIOT el que pase a regular ese espacio de una manera más restrictiva y más general y menos concreta que lo que es un plan especial", advierte. De esta forma, bodegueros y viticultores podían verse perjudicados ya que, al tratarse de normas más generales, tendrían problemas para realizar cualquier tipo de obra.

 

Ante este nuevo vacío, el Cabildo se apresura en acortar los plazos de redacción del nuevo Plan Especial, que algunas fuentes dicen que tardará al menos dos años en estar listo.

 

Escribir un comentario

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.