PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Nina González invita a sus vecinos a participar de las Fiestas de Uga


La pregonera de San Isidro sazona las celebraciones con sus 'vivencias de calle y entre fogones'

 

  • Lancelot Digital
  •  


    Nina González Moreno, que por muchos años regentó junto a su marido el bar Casa Gregorio de Uga, propiedad de ambos, inauguró este viernes las fiestas de honra a San Isidro Labrador con sus 'vivencias de calle y entre fogones', un pregón sazonado con anécdotas del bar y sentidas experiencias de su día a día en Uga, así como su participación en las celebraciones de San Isidro durante su juventud, narración salpimentada con una buena dosis de humor que encantó a la asistencia reunida en el centro cultural del pueblo.

     

    La pregonera de Uga, arropada por familiares y amigos, reclamó mayor participación activa de vecinos y vecinas en las fiestas, "y participar no es hacer bulto o llenar sillas, lo lindo es compartir de verdad en un ambiente impregnado de buen rollo donde nos echemos unas risas, un vinito o un plato de comida confraternizando alegremente. Eso es lo que yo entiendo por participar. No ser simples espectadores, y nosotros los adultos y mayores debemos hacérselo ver a nuestros hijos y nietos".

     

    El alcalde de Yaiza, Óscar Noda, ensalzó la figura de la pregonera como mujer trabajadora, nada menos que con 43 años entre fogones: "Nina llegó hace ya algunos añitos de su natal Fuerteventura a trabajar con su marido. Aquí se estableció, aquí ha hecho su vida y por tanto Uga y el municipio de Yaiza son tu tierra. Yaiza puede presumir de ser un municipio hospitalario, que lo es, pero también estamos orgullosos y agradecidos de vecinos como Nina que llegan a dejarse la piel por el progreso de su familia, que también contribuye al bienestar de todos".

    Nina confirmó en su narración que llegó en los setenta desde la aldea de Vallebrón, en La Oliva, Fuerteventura, "para abrir junto a mi marido el bar Casa Gregorio. No se me olvida: empezamos ilusionados con el negocio el 12 de octubre de 1974". Ya retirada del bar dice sentirse "feliz con mi familia y con mis 68 años de edad viviendo en Uga".

     

    El bar era un punto importante de referencia de las fiestas, "me emociono al recordar aquellas fiestas en las que en el solar enfrente de mi bar, aquí cerquita, se reunían vecinos del pueblo a disfrutar. Cómo olvidar la imagen de Juan Morales amasando gofio. Allí mismo se asaban sardinas, son recuerdos imborrables de mi juventud".

     

    La pregonera también hizo énfasis en la generosidad del pueblo: "hablaba antes de la participación, y la participación también es solidaridad. Otro ejemplo que viví en primera persona: los chicos del pueblo salían a la calle con altavoces pidiendo ayuda o cinco duros para empezar a levantar lo que hoy es el teleclub. Juan Pedro Camacho, Marcial Calero, Gregorio Betancort, Juan Pedro Viñoly, los hermanos García y Chalo Viñoly, todos los chicos del pueblo, fueron los padres de ese punto de encuentro tan necesario para todos, y perdón si omito algún nombre".

     

    Por el bar, rememoró, "iba el viejito de los billetes verdes... Era Juan Morales y le decíamos así porque decía que su almohada la tenía llena de billetes. Lo digo con orgullo, siempre me he sentido muy querida por la gente de Uga. Amo este pueblo y no me canso de repetirlo".

     

     

    Nina no dejó de encumbrar la nobleza de su pueblo adoptivo. Después de la procesión del Día Grande, que es el 15 de mayo, "los parranderos se iban a tocar a nuestro bar. Iban, entre otros, Pablo Hernández o Pablo 'el del café', como lo conocemos en Uga; Pedro Mariano Viñoly; Domingo Machín y Juan Pedro Camacho. Recuerdo que llegaban los mayores de Casa Heidi y como les gustaba y reclamaban que tocara la parranda, eran complacidos generosamente por nuestros ilustres parranderos, tanto, que como si de una corte se tratara todos ellos acompañaban con su música a los mayores hasta que se subían en la guagua. Esa imagen la recuerdo con cariño porque da una idea de la nobleza de nuestra gente".

     

    Nina González se explayó a contar anécdotas con un lenguaje sencillo y muy cercano siempre dejando un mensaje claro: "la fiesta la hacemos los vecinos, y ya que la tenemos, lo bueno es participar. Participar es divertirse y la diversión nos llena de alegría el cuerpo y el alma". Uga sigue de celebraciones hasta el 15 de mayo.