PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Recomendaciones básicas para una vuelta al cole feliz y llena de salud

El objetivo es promover un correcto desarrollo del menor desde el punto de vista físico y mental, facilitando el buen aprendizaje y la correcta adaptación al entorno social

 

  • Lancelot Digital
  •  

    La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Salud Pública, ante el próximo inicio del curso escolar, recuerda a los padres y tutores unas recomendaciones básicas que promueven el correcto desarrollo del menor, no sólo desde el punto de vista físico, sino también emocional, con el fin de facilitar un buen aprendizaje y para garantizar una correcta adaptación a su entorno social.

     

    Bienestar emocional

     

    Hay que dejar tiempo para la adaptación del niño en cualquier situación nueva, como empezar a ir al colegio por primera vez, iniciar un nuevo curso escolar, cambiar de etapa.

     

    Por eso, es recomendable que le hable de las cosas positivas de volver al colegio, como ver a sus amigos, conocer a nuevos compañeros de clase, llevar material escolar a estrenar o participar en deportes u otras actividades. También es importante que hable con su hijo sobre lo que le preocupa y que le transmita seguridad.

     

    Aunque es normal estar nervioso ante cualquier situación nueva, una cantidad reducida de niños desarrollan síntomas físicos de ansiedad, como dolor de cabeza o de estómago cuando empiezan a ir al colegio. Si le preocupa que la reacción de su hijo vaya más allá de los nervios normales de la vuelta al colegio, hable con el pediatra o profesorado de su hijo.

     

    Sueño y descanso

     

    El descanso es fundamental en cualquier etapa de la vida, pero aún es más en la infancia, ya que niños y niñas se encuentran en un proceso de crecimiento tanto físico como mental.

     

    Lo recomendable para un buen rendimiento es que duerma por termino medio entre 9 y 10 horas.

     

    Cuando el niño duerme poco o tiene un sueño interrumpido, las capacidades de aprendizaje, concentración y memoria se ven afectadas.

     

    Alimentación saludable y equilibrada

     

    El desayuno es la comida más importante del día. Con un buen desayuno el niño empezará con más energía el día, se sentirá mejor y se cansará menos en las tareas escolares. Por eso, la familia debe tratar de organizar el tiempo para que el niño pueda disfrutar de esta comida primordial.

     

    Se recomienda que el desayuno esté conformado por lácteos (leche, yogurt, queso), cereales (gofio, pan, copos), fruta fresca o zumos naturales y un par de lonchas de un embutido con poca grasa.

     

    La comida que los niños toman en el recreo de media mañana y en la merienda puede complementar a la alimentación del día y debe ser muy sana: un bocadillo, un vaso de leche o un yogurt, o fruta. Sobre todo si hay deportes o actividades extraescolares.

     

    Actividad física diaria

     

    Según las recomendaciones sobre actividad física de la Organización Mundial de la Salud, los niños entre 5 y 17 años deben realizar al menos 60 minutos al día de actividad de intensidad moderada y/o vigorosa.

     

    La actividad física regular ayuda a mantener un peso saludable, mejora la función cardiológica y metabólica, una mejor fuerza muscular y masa ósea.

     

    Los beneficios de nivel psicológico y social se asocian a un mejor rendimiento académico, mejor autoestima y una disminución del riesgo de ansiedad y depresión. Ofrece oportunidades de sociabilización y de aprendizaje de habilidades.

     

    Independientemente de la actividad física realizada, el comportamiento sedentario tiene que limitarse a menos de 2 horas al día, como es ver la televisión, jugar con videoconsolas, usar ordenador, etc. Para los niños menores de 5 años, la recomendación se reduce a 1 hora diaria.

     

    Espalda sana y saludable

     

    Se recomienda que los niños lleven no más del 10% al 15% de su peso corporal dentro de las mochilas; es decir; si el peso del escolar es de 40Kg la mochila no debe superar los 4 o 4,5Kg. Además, el peso tiene que estar bien distribuido sobre los hombros, para ello, la mochila tendrá dos cintas anchas y acolchadas. A la hora de llevarla hay que tener en cuenta que debe estar en la altura de la zona lumbar o entre las caderas.

     

    Para aquellos casos en el que el peso es superior al recomendado se puede utilizar el carrito o mochila de ruedas, teniendo en cuenta que el mango del carrito debe ajustarse a la altura del niño con el fin de poder empujarla más cómodamente (nunca arrastrarla), sin tener que cargar a los hombros o brazos.

     

    La postura del niño es fundamental a la hora de prevenir problemas de espalda, una mala postura continuada durante horas en los pupitres escolares puede provocar dolores cervicales y lumbares.

     

    Las sillas deben ser regulables en altura y con un respaldo alto que permita el apoyo de la espalda. Los pies han de llegar al suelo, quedando las caderas y las rodillas a la misma altura. La mesa debe situarse lo más cerca posible, sin que se arquee la espalda sobre ella.

     

    En cuanto al calzado, se recomienda que sea cómodo, siendo el cuero el material más adecuado. El zapato deberá tener puntera redondeada, así como ser fácil de poner y quitar. Debe quedar distancia entre la puntera del zapato y el dedo más largo.

     

    Higiene personal

     

    La higiene corporal debe ser diaria. Hay que prestar especial atención a los pliegues de la piel, axilas, genitales y especialmente a los pies, para evitar que se generen hongos.

     

    Lavar la cabeza con champú suave y cepillar el pelo con frecuencia. Se recomienda revisar el cabello del niño todas las semanas en periodo escolar, en especial la zona de la nuca y las orejas.

     

    Es muy importante recordar que no deben emplearse las lociones o champú para piojos de forma preventiva, ya que generan resistencias en los parásitos y pierden su eficacia, lo que obliga a utilizar en episodios de infestación posteriores otro tipo de productos antiparasitarios más agresivos, y por tanto también más tóxicos para los niños.

     

    Después de la ducha hay que secarse bien y revisando y cortando de vez en cuando las uñas de manos y pies. No olvidar secar bien los oídos, pero no usando bastoncillos.

     

    Es recomendable que padres y madres conozcan la técnica del cepillado dental y así poder supervisar el cepillado de dientes de sus hijos. Este debe realizarse al menos dos veces al día, por la mañana y por la noche antes de acostarse durante 3 o 4 minutos.

     

    En cuanto al lavado de manos, éste debe ser regular, particularmente antes y después de ciertas actividades, como antes de las comidas y después de ir al servicio. Es una de las mejores maneras de evitar enfermar, eliminar los microbios y prevenir transmitirlos a otras personas.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario