PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Loli versus Eva

 

Dolores Corujo, toda ella secretaria general del Psoe en Lanzarote, ha seguido al milímetro el manual de estrategias electorales que no es otro que defender tus debilidades atacando a tu enemigo para desviar la atención. El Psoe de Lanzarote sabe, por sus propios sondeos, que hay un suspenso generalizado de la gestión de los socialistas en Arrecife. Sobre todo un castigo a la actual alcaldesa, Eva de Anta, a la que se le ha hecho demasiado grande la gestión de un Ayuntamiento complicado de gestionar para cualquiera, con el añadido de un partido dividido y convulso internamente que ha terminando por dañar al debilitado, ya de por si, grupo de gobierno. Esa debilidad, y una gestión ineficiente, han conseguido que estos tres años de gobierno se hayan convertido en un suplicio para los ciudadanos pero sobre todo para los comercios de la capital que han visto que medidas como la del cierre parcial de la avenida, no ayudan. Nunca fue fácil gestionar Arrecife pero es difícil encontrar a un grupo de gobierno que haya complicado tanto los problemas estructurales como el día a día. ¿Cuánto daño más hay que hacer a la ciudad para saber que ya se le ha hecho demasiado?

 

Autocrítica cero

 

La lideresa del Psoe, aconsejada por su asesor imputado, Carlos Espino, ha decidido huir hacia adelante atacando con su pose de víctima la campaña emprendida por todas las asociaciones  empresariales y comerciales de la isla para exigir a los próximos gobernantes las acciones que se deben acometer con urgencia para sacar a la capital del ostracismo. Le ha extrañado mucho que pequeños y medianos empresarios, a excepción del empresario Eduardo Spínola, lo estén pasando mal y quieran influir en la campaña electoral. Ha “mordido ese hueso” creyendo que tiene carne para activar a sus desmotivados votantes y con el objetivo de que apoyen de nuevo a una alcaldesa con muchos déficit de gestión, por no decir de absoluta inacción. En cualquier caso entra dentro de la lógica política que la máxima responsable del Psoe, preocupada por la malas expectativas electorales en Arrecife, salga en defensa de su candidata en el último minuto, la actual alcaldesa, Eva de Anta. Está en su derecho, incluso en su obligación hacerlo. Pero muchos hemos echado de menos un mínimo de autocrítica, no sólo por la evidencia de que Arrecife es una ciudad abandonada a su suerte, sino por la culpa que ha tenido la dirección socialista en transmitir la lucha interna del Psoe al desunido y dividido grupo de gobierno en perjuicio de la mayoría de los ciudadanos. Una alcaldesa que está pidiendo a gritos el final del partido desde hace meses porque sabe que cada día que pasa supera en problemas al anterior. Loli Corujo ha ido a salvar a la soldada Eva pero sobre todo a salvarse ella porque sabe que ha unido su futuro al de la alcaldesa. Muchos analistas creen que el Psoe se ha puesto en manos de la ‘ola favorable’ que viene de Madrid y hacen bien. Sólo Madrid podrá ocultar sus errores.