PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

  Todos contra Pedro San Ginés

 

 

 

La oposición en el Cabildo y, sobre todo, la que será la principal rival electoral de Pedro San Ginés, la secretaria general del Psoe, Dolores Corujo, creen que han conseguido por fin el objetivo político de sentar a Pedro San Ginés en el banquillo de los acusados. No ha sido fácil conseguirlo pero el llamado grupo de “Todos contra Pedro” tiene el convencimiento de que ahora, con la decisión judicial de llevarlo a juicio oral por el caso de la incautación de la desaladora de Montaña Roja, el presidente del Cabildo está arrinconado, expuesto a sucesivos ganchos de izquierdas y derechas al hígado y al riñón. La oposición y el grupo que declararon enemigo público número uno para los intereses de lo que algunos llaman mafia verde, esos que se mueven alrededor de la Fundación César Manrique, no aflojaran hasta verlo rendido en la lona del cuadrilátero. La “mafia verde” cree que Pedro San Ginés le ha quitado las prebendas de las que disfrutaba en aquellos años donde gobernaban tan lindamente el Psoe y el Pil. Donde el denominado ‘despacho’ se hinchaba a cobrar dinero por los pleitos de los hoteles; los medios de comunicación de El Reducto vivían en la abundancia gracias al erario público; y la FCM se convertía en una especie de oráculo de Delfos que marcaba la política territorial y política de la isla. San Ginés rompió ese status quo con el que unos privilegiados vivían muy bien mientras desvalijaban las empresas públicas, arruinaban Inalsa y los Centros Turísticos, y destrozaban el Complejo Medio Ambiental de Zonzamas. 

 

 

 

 

 

Buscar justicia o justicieros

 

Más allá de la importancia que cada uno quiera darle políticamente a la noticia del juicio oral contra Pedro San Ginés, resulta llamativa la manera en que algunos partidos se rasgan las vestiduras. Es el caso del Psoe, con varios alcaldes imputados en Canarias por causas más graves que el haber incautado unas planta desaladora privada sin orden judicial, creyendo San Ginés, por los informes jurídicos que poseía, que podía hacerlo para beneficiar al interés general. Se entiende que los enemigos de Coalición Canaria traten de castigar al líder de esa formación, entra dentro del juego democrático y político al uso. Sorprende más que lo haga un partido como el Psoe que presume de Carlos Espino, investigado por los estragos económicos y posible utilización de los Centros Turísticos para beneficio de él y los suyos. Ese mismo Psoe que tiene en Lanzarote imputada a la alcaldesa de Arrecife por el accidente ocurrido en los carnavales, en el que una persona salió gravemente herida. El mismo Psoe que tiene a un vicepresidente del Cabildo en Fuerteventura imputado por un asunto urbanístico, por sólo poner algunos ejemplos de la doble moral que emplean. Nada digamos de como infringe el código ético con el asunto de los tránsfugas en Arrecife y en San Bartolomé.  San Ginés irá probablamente a juicio, y lo hará por una decisión judicial, al menos, cuestionable. Hasta ahora la doctrina judicial aplicada es que si la fiscalía no acusa y  la acusación particular afectada (Montaña Roja) retira el pleito, se debe archivar la causa al entender que no hay causa. Este Juez ha entendido que la acusación popular encabezada por el enemigo número uno de Pedro San Ginés, el consejero de Podemos, Carlos Meca, que pidió el no archivo de la causa, es suficiente para que haya juicio. Ya veremos lo que ocurre en  el juicio, pero si sale inocente, cosa que puede ocurrir, ¿qué dirá  la jauría humana? Nada, porque no buscan Justicia, buscan simple y llanamente que la Justicia les favorezca.