PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Colegio Arenas
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Colegio Arenas

Un cierre tramposo

 

El tiempo ha venido a demostrar que el cierre cautelar de Stratvs fue más una acción abusiva que realmente un intento de hacer Justicia. La demostración palpable es que se ha abierto ahora y nada ha cambiado en Stratvs con respecto a antes de su cierre, más allá del deterioro de las instalaciones y del daño moral y económico a sus propietarios. Con Stratvs, para muchos, se ha cometido una de las mayores injusticias que se recuerdan cerrando unas instalaciones modélicas, echando a la calle más de 35 trabajadores, sin saber muy bien qué se quería conseguir con el cierre cautelar. Si fuera para evitar posibles (nunca demostrado) contaminaciones al subsuelo se podía haber corregido dándole a la empresa unos meses para instalar una depuradora, tal y como ocurrió con el resto de las bodegas. Pero como el fin de la medida nunca fue hacer Justicia con mayúscula, sino perseguir a un promotor por ser declarado por la Fundación César Manrique el “enemigo número uno”, por creer ésta que fue Juan Francisco Rosa quien estuvo detrás de la denuncia que en su día presentara un particular, Manuel Nicolas González, contra la construcción ilegal de la casa de Las Cúpulas. A partir de esa denuncia y posterior condena declarando ilegal la obra de la FCM en el suelo protegido del Volcán de Tahíche, comenzó la estrategia de hacer sangre contra todo los intereses del promotor turístico. Y realmente hay que reconocer que se aplicaron para conseguirlo utilizando todas las herramientas político-jurídicas a su alcance. El daño ha sido incalculable y lo peor es que no piensan parar.


Providencia contradictoria

 

La providencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas ejecutando su propio auto del desprecinto de la bodega Stratvs ha sido realmente curiosa por no decir palabras mayores, al decir de algunos juristas consultados por este TRASMALLO. En la citada providencia se conmina al Seprona a desprecintar la bodega y a la vez advierte que la bodega no puede desarrollar actividad alguna hasta que lo diga Yaiza o el Cabildo. Una contradicción evidente, porque si la propia Audiencia Provincial en su auto del levantamiento del cierre cautelar expone como justificación las pérdidas económicas y de los puestos de trabajo, ademas de considerar que más de dos años de cierre es casi un abuso, se entiende poco que ahora no permita a la bodega desarrollar su actividad. Precisamente, si “falló” a favor del desprecinto de Stratvs era por los daños que se le hacía por no poder desarrollar su actividad, recoger uva y hacer vino. Y si ahora, sin que nadie se lo haya pedido, en la providencia indica que será el Ayuntamiento de Yaiza o el Cabildo quienes deban dar el permiso de funcionamiento a la bodega modificando el propio auto que declaraba el levantamiento del cierre cautelar. En fin, que si no fuera porque creemos en la Justicia, diríamos que esa providencia no hay por donde cogerla.