Logo

Explosivas declaraciones del biógrafo de Manrique en el Café de Periodistas

El catedrático de arte acusa a la FCM de "manipular" la figura de César, quien "nunca fue de izquierdas"

 

  • Lancelot Digital
  • Lancelot Televisión


  • Vea la entrevista más polémica

     


    El biografo de César Manrique y catedrático de arte, Fernando Castro, no ha dejado a nadie indiferente durante el Café de Periodistas de este viernes. El que fuera uno de los amigos de César, al que nombró asesor de la Fundación César Manrique (FCM), desmitifica con rotundidad el Manrique que ha vendido durante años la FCM, sobre todo el empeño de vestirlo como un hombre de izquierdas. "Eso es simplemente una manipulación", dice.

     

     

     

    Para  Fernando Castro “la Fundación César Manrique está convirtiendo la figura de César en un ariete para la lucha política y eso se llama manipulación. No tiene otro nombre”. Visiblemente molesto con la fundación que lleva el nombre del artista lanzaroteño, al que conoció desde mediados de los años 70 y del que fue su sombra durante muchos años, Castro señala que “no es legítimo dirigir una Fundación, por mucho que sea fruto de una herencia, en contra de los principios y el espíritu del artista a quien va destinada la labor cultural o debería ir esa labor cultural".

     

    El catedrático puso de ejemplo el de un magnífico autor francés comunista que pone al frente de su fundación a aquellos contra los que él siempre luchó, los fascistas. “Pues a la inversa es lo que está ocurriendo aquí”, afirma.

     

    Fernando Castro deja claro no obstante que César Manrique hizo una gran labor en contra de la destrucción de la naturaleza, denunciando a los especuladores inmobiliarios pero de cualquier color político. “Atacaba a cualquier color político que cometiera un atentado contra la naturaleza”.

     

    “Yo lo acompañé a una reunión con el alcalde José María Espino del PSOE porque él quería que yo estuviera presente como historiador y biógrafo para presenciar la reprimenda que le iba a lanzar porque había un proyecto de trazar una vía de tráfico rápido por delante del Puente de las Bolas, que destruía ese monumento, y el Castillo de San Gabriel. Y también visité al alcalde del Puerto de la Cruz, que era franquista, porque a él le parecía lamentable lo que estaba ocurriendo con el lago Martiánez. Le importaba muy poco el color político”, explica.


    El biógrafo de César Manrique insiste en que el artista lanzaroteño no compartía la ideología igualitarista-comunista. “Era un individualista y un vitalista. Y en un régimen comunista lo hubiera pasado muy mal”.

     

    Del mismo modo,  resalta que todo lo que hizo Manrique fue siempre en connivencia con el poder político. “A él el poder del franquismo lo apoyó abiertamente. Desde Fraga Iribarne a Blas Pérez, que era el ministro de Interior de Franco, un ministro palmero; y hasta García Escámez, que fue como un virrey en Canarias y el que le dio la beca para ir a estudiar ... Y luego, su amigo Pepín Ramírez que lo apoyó desde el Cabildo, pero también como una autoridad política del franquismo”.

     

    "César Manrique se declaraba siempre apolítico", precisa el historiador, quien recuerda que precisamente eso le pasó factura "en el incidente ocurrido en la exposición inaugural del Castillo de San José con un sector importante de artistas de izquierdas que siempre le guardó cierto rencor; un rencor que afloró con motivo de la subvención que la Secretaría Nacional del Movimiento había dado a esa exposición. También contaba con una ayuda mayor del Cabildo, pero en ella no se fijaban". “Entonces” –continúa- “César Manrique reaccionó diciendo que en defensa de Lanzarote él se casaba hasta con el diablo”.

     

    Miembro asesor de la FCM cesado

     

    Para el también miembro de la Academia Canaria de la Historia es "una mezquindad" lo que está haciendo la FCM con los actos de homenaje al centenario del nacimiento de César Manrique porque de lo que se trata es de enaltecer la figura del artista. "Todos deberíamos estar de acuerdo en que distintas instituciones colaboren en el homenaje", afirma.

     

    Castro Borrego, que fue nombrado por César Manrique miembro asesor de la FCM y cesado posteriormente por la actual dirección del centro, explica que su cese en 2017 se debió a que "en los consejos manifestaba mi discrepancia con esa línea política en la que se estaba dando la idea de que lo único interesante en César era su actividad como activista político". "Esa faceta es importante pero no la única. Y si pudo realizar una gran labor como activista político era por su carisma y por la obra realizada como artista. No se puede repetir como un mantra desde la dirección de la FCM que César es importante desde el momento que deja el pincel y coge el megáfono, o desde el momento en que salta de la estética a la ética como dijo uno de sus membros en un debate en el que yo también estuve presente. Manrique era un esteta y gracias a que era una esteta transformó la isla de Lanzarote", apostilla.

     

    Fernando Castro cree que a César Manrique le hubiera gustado festejar sus 100 años "sin esta discordia". En su opinión, la FCM no puede quitarle autoridad a la máxima institución de la isla que es el Cabildo, porque es la que confiere las urnas. "El representante político de esta isla es de un color o de otro pero tú no puedes convertirte en un contra poder". Según el biógrafo, eso tiene un coste. Si lo quieren asumir que lo hagan "pero yo voy a defender siempre la figura de César Manroque en todas sus dimensiones, no solamente la actividad política que es la que únicasmente les interesa a ellos".

     

    En sus explosivas declaraciones al Café de Periodistas, el catedrático concluye que la FCM no se puede escudar en la herencia recibida para no colaborar con el Cabildo en los actos del centenario. "Es más importante ser fiel al espiritu de César Manrique y darse cuenta de que aquí teníamos que estar todos hermanados en la defensa de su obra y de su figura. Hay una cosa que no se puede olvidar y es que la parte más importante de la obra de César Manrique pertenece al Cabildo, no está en la herencia, y son los Centros de Arte, Cultura y Turismo. Es la parte más original de César Manrique, el  paisajismo, la concepción del espacio, la reflexión sobre el mundo volcánico. Está en su pintura, claro, pero la gran obra que va a quedar es esa y esa pertenece legítimamente al Cabildo. Por ello, no es que tenga derecho, es que tiene la obligación de participar en el homenaje".

     

     

    LancelotDigital.com