PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

De hacer chaquetas para Armani a producir uniformes contra el coronavirus

Dos empresas búlgaras cambian radicalmente su línea de negocios al centrarse en elaborar trajes de protección sanitaria y mascarillas para el personal sanitario

 

  • Lancelot Digital
  •  

     

     

    Dos empresas búlgaras que suelen producir ropa para marcas de lujo como Prada o Armani han cambiado radicalmente su línea de negocio para elaborar trajes de protección sanitaria y mascarillas para el personal sanitario que lucha contra el coronavirus.

     

    La compañía Apolo, especializada en telas impermeables, y la empresa Cymbidium, que fabrica ropa de alta gama, pero también trajes para el Ejército y los servicios sanitarios, se han unido para satisfacer la creciente demanda de equipos de protección.

     

    Bulgaria ha confirmado ya 92 positivos por coronavirus, con dos fallecidos.

     

    Las dos fábricas se encuentran en Vratsa, a unos 120 kilómetros de Sofía, una de las zonas más deprimidas de Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea (UE).

     

    "Normalmente producimos ropa para marcas internacionales, sobre todo chaquetas, pero también otras prendas. Entre nuestros clientes destacan marcas como Prada, Burberry, Armani y Moncler", cuenta a Efe Estefanía Tonchovska, directora de producción en Cymbidium.

     

    "Hace unos días nos llamó alguien de Apolo y preguntó si podemos empezar a producir trajes de protección sanitaria para Bulgaria", afirma.

     

    Las dos empresas combinaron sus especialidades y ayer produjeron ya las 300 primeras unidades de un traje de aislamiento para el personal sanitario.

     

    Los productores afirman que este equipo es como una "segunda piel humana", impermeable al agua y otros fluidos, lo que les hace ideales para reducir el riesgo de que los médicos y enfermeros se contagien del virus Covid-19.

     

    Mono Monov, director comercial de Cymbidium, explica que su empresa tiene experiencia en trajes militares, para bomberos y para equipos de rescate de la Cruz Roja.

     

    Monov asegura que esta nueva línea de producción no afectará a los encargos de sus clientes habituales y que, como mucho, las entregas se retrasarán unos días. Para ello, indica, la empresa ha contratado a más trabajadores.

     

    Un empleado en este tipo de fábricas puede ganar unos 400 euros al mes.

     

    Ni el Gobierno ni las empresas han querido indicar el coste de estos trajes de protección ni las condiciones del contrato para su producción.

     

    El primer ministro, el populista conservador Boiko Borisov, visitó ayer las dos fábricas para conocer los métodos de producción de estos trajes y de las mascarillas, que también fabrican con los mismos materiales.

     

    Fuentes del Ministerio de Sanidad en Sofía señalaron a Efe que se han encargado por el momento 2000 trajes de este tipo, además de 20 000 mascarillas diarias a partir del lunes próximo.

     

     

    Sin embargo, estos números pueden aumentar si las autoridades búlgaras lo exigen o si se abre la posibilidad de exportarlas o participar en una licitación convocada por la Comisión Europea, agregaron esas fuentes.