PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Y si nos vamos a la playa?

Nada como tumbarse al sol y disfrutar del paisaje y de las numerosas playas naturales que hay en Lanzarote. Su único trabajo es elegir cuál visitará primero

 

  • Lancelot Digital
  •  

    Lanzarote cuenta con una amplia oferta cultural, deportiva, gastronómica y de ocio, pero no podemos obviar una de las grandes bazas con las que la naturaleza ha dotado a la isla: sus playas. Kilómetros y kilómetros de playas de arenas blancas, doradas, tostadas y hasta negras, playas de piedra, calas y acantilados que tientan a los visitantes con sus aguas transparentes y un clima inmejorable la mayor parte del año. Si lo que quiere es dejarse mimar por el sol y las olas, no lo dude, su destino es Lanzarote.

     

     

    Playas de Papagayo

    Si hay un lugar en Arrecife que no se puede dejar de visitar es el conjunto de playas del sur de la isla, Papagayo, conformado por Playa Mujeres, del Pozo, de Papagayo, de La Cera, Puerto Muelas y Caleta del Congrio. Se trata, sin duda, de la joya de la corona de Lanzarote. Kilómetros de pequeñas calas y playas naturales de arenas doradas y aguas turquesas, un remanso de paz al que ningún visitante se resiste. Un rincón del paraíso, un parque natural, que sólo se puede disfrutar en la isla de Lanzarote, concretamente en el municipio de Yaiza. Acceder a ellas tiene un coste de 3 euros con automóvil.

     

    Playa de Famara

     

    Famara es la playa más espectacular de Teguise. Comienza en el pueblecito de La Caleta de Famara y se extiende por varios kilómetros hasta las faldas del impresionante Risco del mismo nombre. Es la playa por antonomasia de los surferos, ya que debido a los constantes vientos alisios es ideal para la práctica de deportes como surd, bodyboard, kitesurf o windsurf. Ese mismo viento incesante es el que ha dado forma a sus onduladas dunas. Su arena es limpia, fina y de color tostado. Famara es una de las playas más apreciadas por los propios conejeros que, no obstante, saben compartir su suerte con quienes vienen a visitar sus rincones más bellos.

     

     

    Playa Janubio

     

    Si hasta ahora hemos hablado de playas doradas, nos encontramos con una de impresionantes arenas negras de origen volcánico. Ubicada en el municipio de Yaiza, Janubio es una playa prácticamente virgen calificada como espacio natural protegido. Ventosa y fuerte oleaje, se ha convertido un lugar especialmente tranquilo, aunque es preciso extremar las precauciones a la hora de darse un baño, sin embargo su magnetismo e impresionante belleza bien merecen una visita.

     

     

     

    Playas de Puerto del Carmen (Matagorda, Playa Grande y Playa chica)

     

    Puerto del Carmen, una de las localidades más turísticas de la isla, cuenta con numerosas playas de arenas blanca. La más conocida es Playa Grande, de más de un kilómetro de longitud, bien ubicada y cerca de todos los servicios que se puedan desear. De las mismas características es la Playa de Matagorda,  playa extensa y atractiva, ideal también para disfrutar de un buen baño. Playa Chica, mucho más reducida como indica su nombre, es una de las playas más visitadas por los propios conejeros. Sus aguas limpias y cristalinas la han convertido en una visita habitual de locales y foráneos cuando hace buen tiempo. Son playas ideales para toda la familia y muy seguras y están conectadas por la Avenida de las Playas, de casi seis kilómetros de longitud.

     

     

     

    Caletón Blanco

     

    Inmersa en el manto volcánico del malpaís de la Corona aparece esta pequeña cala de jable blanquecino y charcos de intensos tonos azules y poca profundidad que invitan al recién llegado al baño. Caletón Blanco es una zona muy visitada por los lanzaroteños y los turistas ya que su belleza no pasa desapercibida por aquellos que pasan por delante cuando van camino del cercano pueblo de de Órzola. Sus aguas, extremadamente calmadas, son ideales para darse un baño en familia, y dejar a su aire, con total tranquilidad, a los más pequeños de la casa. En contraste, el océano más bravo choca contra los muros que delimitan el caletón. Una delicia obligada.

     

     

     

    Playa Quemada

     

    Situada al sur de Puerto Calero, se encuentra una zona de pequeñas calas idílicas, de arenas volcánicas, callaos y aguas cristalinas. No es tan conocida como otras playas de Lanzarote, de hecho sus bañistas suelen ser locales, pero por eso deja de ser una excelente y espectacular zona de baño.  Eso sí, no esperen tumbonas, ni sombrillas, Playa Quemada es naturaleza en estado puro. En esta zona de la isla, el mar es calmado e ideal para nadar. Es recomendable llevar calzado que se pueda meter en el agua y una cámara de fotos porque, a buen seguro, es una visita que querrá contar.

     

     

    Piscinas naturales de Punta Mujeres

     

    El litoral de la localidad norteña de  Punta Mujeres está franqueado por un conjunto de piscinas naturales que invitan al baño. Las piscinas ocupan, de hecho, toda la bahía de sur a norte del pueblo. El baño se hace sencillo gracias a las escalinatas bien situadas y aseguradas que permiten el acceso al agua sin peligros. Es habitual encontrar allí, a última hora de la mañana y primera de la tarde, disfrutando del calorcito del mediodía a los propios vecinos de Punta Mujeres mezclados con turistas curiosos que no se quieren perder la novedad de disfrutar de una serie de piscinas de agua salada en medio del océano. Cerca hay restaurante, bares y supermercados para que los visitantes puedan abastecerse de lo que necesiten.

     

     

    El Charco del Palo

     

    El charco del Palo es una playa nudista ubicada cerca del pueblo de Mala, cuya costa está dominada por riscos volcánicos y surcada por senderos que conducen a las distintas calas. Cuenta además con una piscina natural situada en una bahía con acceso al mar. La zona es tranquila, reposada y de aguas cristalinas. Un sitio diferente para disfrutar de un baño distinto.

     

    Barranco del Quíquere

    Localizado a 3 kilómetros al sur de Puerto del Carmen, el  visitante encuentra el llamado Barranco del Quíquere, un espacio esculpido en la costa de Tías que, de manera escalonada, permite el acceso al baño. Es frecuentado por numerosos nudistas que saben que la zona permite una completa privacidad y por bañistas que disfrutan con la tranquilidad del lugar. En esta zona de la isla, el sol es muy fuerte y el baño muy agradable, ya que el mar suele estar muy calmado. Es además, debido a la biodiversidad de sus fondos marinos, muy frecuentado por submarinistas.

     

     

     

    La Graciosa

     

    Arenas blancas, aguas turquesas y una climatología envidiable, eso es lo que encuentran los bañistas que visitan La Graciosa para disfrutar de sus playas. Y es que son muchas las que hacen atractivo situada justo en Caleta de Sebo y es la más frecuentada por los propios gracioseros. Saliendo ya del pueblo, se encuentra la playa de Las Conchas, situada en una zona rústica y aislada, a la que se accede caminante y con unas vistas espectaculares. La Playa del Salado, tiene casi dos kilómetros de largo, y está situada en un paraje rústico y aislado. Es de arenas blancas y finas y de aguas tranquilas y de azul intenso. La Playa del Francés se encuentra en un paraje virgen y aislado, al que también hay que llegar a pie, aunque cuenta con una zona de fondeo. Igualemente situadas en parajes vírgenes y aislados, se encuentran la Playa de la Cocina, la de Lambra y la de Caleta de Arriba, todas ellas muy recomendables por su atractivo natural.