PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Se encienden las alarmas en el pacto nacionalista con el PSOE

Cuando todo parecía que iba rodado, hoy se encendía la luz amarilla en las negociaciones que desde hace tres días mantienen representantes de CC y PSOE para sellar un pacto en el Cabildo de Lanzarote y en los ayuntamientos de Arrecife, San Bartolomé y Haría. Las pretensiones del PSOE de obtener las áreas de Política Territorial y Medio Ambiente, Asuntos Sociales, Centros Turísticos y Patronato de Turismo, además de Vías y Obras, parecen excesivas a simple vista. Es verdad que los socialistas podrían intentar llevarse la parte gorda del león si realmente tuviera cartas para ello. Pero no las tienen en este envite o tienen atravesado el 5 y el caballo de bastos, que es lo mismo. Es decir, que o juegan bien las cartas o pueden irse a la fría oposición. Conociendo como conocen a Pedro San Ginés, más les valdría no jugar al gato y al ratón. Es cierto que lo más razonable y lógico es un pacto CC-PSOE allí donde la aritmética política permita ese acuerdo. Daría tranquilidad y estabilidad a varias e importantes instituciones de la isla y además estaría en consonancia con el pacto de Canarias para el Ejecutivo autonómico. Pero el PSOE se olvida de que le falta un tercero en Arrecife; de que la mayoría de CC con San Ginés a la cabeza cuenta con la desconfianza por lo ocurrido en el final de legislatura en el Cabildo; y, sobre todo, que el Partido Popular estaría encantado de negociar con los nacionalistas no sólo por el interés lógico de gobernar sino también por dificultar allí donde pueda esos pactos CC-PSOE. Algunos están jugando con fuego y posiblemente el más perjudicado vaya a ser José Montelongo, que está viendo cómo la dirección del partido está estirando mucho la cuerda. Sobre todo porque el virtual alcalde no las tiene todas consigo para conformar una mayoría en la capital si no llega a un acuerdo con CC. Pues eso, que el que avisa no es traidor, sino avisador. En la reunión de hoy miércoles se atascó la negociación y lo peor para este diálogo es que se vea envuelto en rumores de los pactos alternativos que estarían buscando unos y otros. El PP, que se veía fuera, miren por dónde, puede entrar de nuevo en juego. Ojo al parche.

Negociar en serio



La reunión que mantuvo hoy la comisión negociadora formada por CC y PSOE para alcanzar acuerdos de gobiernos en el Cabildo de Lanzarote, Arrecife, San Bartolomé y Haría, comenzó a tratar temas concretos sobre asuntos programáticos. Ya el tándem negociador integrado por Luis Arráez-Echedey Eugenio por Coalición Canaria y Andrés Stingas-Ana Curbelo por el PSOE empezó a tocar temas concretos sobre política de planeamientos territoriales para evitar problemas si finalmente hay un pacto de gobierno en el Cabildo de Lanzarote. Y es bueno que así sea. Que se cierren acuerdos programáticos sobre el Plan Insular de Ordenación (PIOL) y otros planeamientos en donde el PSOE jugó al gato y al ratón durante todo el mandato anterior con el presidente del Cabildo, Pedro San Gines. El peligro de que eso vuelva a ocurrir está ahí. Hay un sector muy nocivo para el nuevo PSOE que encarnan Dolores Corujo y José Juan Cruz, que intentará boicotear e intoxicar las buenas relaciones entre socios para sacar los temas importantes adelante. Es lógico que la dirección de CC desconfíe y es lógico que no quiera tropezar dos veces en la misma piedra. Por eso, es bueno que en este primer encuentro serio celebrado este martes día 2 en el Hotel Lancelot se haya acordado el compromiso de aprobar el PIOL de manera definitiva en un periodo no superior a un año, antes del próximo verano. El hecho de que no se esté en campaña electoral y que el candidato del PSOE, Jose Juan Cruz, repitiera una y otra vez en campaña electoral que ese era uno de los compromisos irrenunciables de los socialistas aventura buenos presagios. Pero el nuevo pacto tiene que cerrar otros asuntos importantes para la isla y para el sector agrícola como es la modificación del Plan Especial de La Geria. Esa modificiación puntual que permita dar seguridad jurídicas a todas las bodegas como demanda el sector, tantos bodegueros como viticultores (agricultores). Y si los socialistas no están de acuerdo con esa modificación que permitiría con éxito que el desarrollo sostenible del paisaje de La Geria se mantenga como hasta ahora, que lo digan alto y claro ahora. Que sepa la gente que en lugar de estar con el sentido común de salvar La Geria y las bodegas prefieren seguir con la guerra fratricida contra Stratvs, por intereses espurios de un despacho de abogados que no conduce a nada positivo ni para el Psoe ni por supuesto para Lanzarote. Muchos confían en la capacidad y el sentido común de Dolores Corujo para cerrar definitivamente la etapa tenebrosa y empezar otra más acorde a las nuevas formas de hacer política que exige la ciudadanía. 

 

Marci Acuña y el frente amplio

 

La decisión de Marci Acuña, el que será posiblemente nuevo y flamante alcalde de Haría, de cerrar un frente amplio para gobernar contando con el concurso de los dos concejales de Somos Lanzarote, la nueva marca en el norte de la Alternativa Municipal de José Pérez Dorta, no ha sido bien vista por el concejal electo de los socialistas, que también ha sido invitado a entrar en el grupo de gobierno municipal norteño. Es comprensible que Alfredo Villalba prefiera un pacto con CC donde sólo estuviera el PSOE y no convertirse en un invitado de piedra en un pacto donde su voto no es necesario para nada. Pero más comprensible es que Marci Acuña busque un grupo de gobierno fuerte y, sobre todo, que pueda confiar en sus socios. Y es cierto que la cercanía de Alfredo Villalba (él lo niega) con el todavía alcalde, José Torres, y los duros ataques en la campaña electoral al candidato de CC, hace entendible que Marci Acuña busque tranquilidad con un hombre como José Pérez Dorta, que no sólo conoce el municipio, sino que tiene fama de serio y de palabra. No decimos con eso que Alfredo Villalba no lo sea, pero en la política la confianza es muy importante y está claro que CC no la tiene en el candidato del PSOE. Y no porque se le haya metido en la supuesta  operación urdida por Pepe Torres de dejar el acta de concejal para que todos se unan contra Marci Acuña y evitar lo que el pueblo ha decido mayoritariamente, el cambio tranquilo, sino porque simplemente no se fía y se siente más seguro con Pérez Dorta como teniente de alcalde que con  Alfredo Villalba. CC se jugó el tipo y algo más en estas elecciones en Haría con el desgaste de la marca por el conflicto de José  Torres y la Cueva de Los Verdes como para que a las primeras de cambios se la jueguen a Marci. Ya se sabe que el diablo hace ofertas muy tentadoras. De momento la de colocar a José Pérez Dorta de alcalde los dos primeros años no ha prosperado.

La decisión de Fabián

La decisión de Fabián Martín de abandonar la política tras los malos resultados que ha obtenido el PIL es un ejemplo a la inglesa de los líderes políticos cuando fracasan en las urnas sus proyectos. Y eso le ha ocurrido al PIL en estas elecciones donde de unos 20 cargos públicos se han quedado tras las elecciones del 24-M con tan sólo 8. El desgaste del proyecto insularista del PIL viene perdiendo fuelle desde hace años, desde que los problemas carcelarios de su líder natural fueron empeorando. Aunque el PSOE siempre salvó al PIL y gobernó en alianza en los últimos 20 años hasta el estallido del caso 'Unión', la pasada legislatura marcó el principio del fin del PIL, un proyecto dificil de salvar a pesar de los esfuerzos del propio Fabián Martín, que posiblemente se haya dado cuenta que no tiene mucho sentido seguir insistiendo en el fracaso. Algunas voces auguran que éstas serán las últimas elecciones a las que concurran el PIL al menos en solitario y posiblemente no se equivoquen. Es verdad que el PIL, curiosamente, puede salvar algunos muebles del hundimiento electoral porque puede entrar a formar parte del grupo de gobierno de varias instituciones de la isla. La necesidad del PSOE y de José Montelongo de encontrar un tercer aliado con dos actas de concejales que, junto a los cinco ediles de CC, puedan convertirlo en alcalde de Arrecife, puede salvar en parte lo que queda del PIL esta legislatura. Podría obligar el PIL negociar su entrada en otras instituciones donde gobierna el PSOE como en San Bartolomé o incluso en el Cabildo a cambio de darle estabilidad al gobierno de Arrecife. Todavía al PIL le quedan algunas cartas por jugar antes de que ponga el cartel de cerrado por defunción y si las juega bien podría alargar, al menos, la agonía.

 

El adiós del hijo de Dimas

 

Porque el problema del PIL no es si una fuerza de carácter insularista es necesaria como ellos creen todavía, sino si Lanzarote lo entiende así. Y por los resultados electorales parece que no. Merecen en cualquier caso un análisis más reposado las causas de su deterioro, pero parece a bote pronto que dos han sido principalmente las causas de su desmoronamiento: el cambio sociológico que ha vivido la sociedad lanzaroteña en los últimos 15 años, nada que ver con la sociedad que se encontró Dimas Martín, y las propias aventuras judiciales del fundador del proyecto que lo fue todo a finales de los 80 y hasta bien entrados los 90 en Lanzarote. El adiós de Fabián a la política, una persona de carácter afable, conciliador y buena gente, parece definitivo, y es sin duda una pena, porque no sobra en la isla gente que tenga discurso, que sepa defenderlo y que vaya en beneficio de la Lanzarote. Si tuvo a su favor para su lanzamiento político ser hijo de Dimas, el apellido Martín finalmente supuso una pesada loza que terminó por arrastrar él sólo. Cayó el padre y ahora el hijo. Era previsible y lo extraño es que haya aguantado tanto, lo que indica la fortaleza que tuvo ese proyecto y los cimientos en los que se levantó. Por suerte, para Fabián Martín su situación personal y profesional le permite no aferrarse ya a ninguna poltrona, lo que no pueden decir otros políticos en esta isla. No necesita ser un paniaguado de la política. La decisión de Fabían no sentó nada bien a su padre, pero ésta vez fue la decisión de Fabián la que se impuso contra el criterio de Dimas.

Justicia con Segundo Rodríguez

Un grupo de militantes del PSOE de Lanzarote están organizando un movimiento para que la dirección restituya “el honor y la dignidad” de Segundo Rodríguez, un histórico del socialismo conejero que fue secretario general y vicepresidente del Cabildo, entre otros cargos públicos, en los años 80 y 90. Estos militantes quieren que la actual dirección insular socialista pida a la federal el alta de la militancia de Rodríguez, que tras estallar el “Caso Unión” fue detenido y encarcelado durante casi dos meses. Ante esa detención la Federal lo expulsó del partido sin ni tan siquiera esperar a oírlo. Era la época de Juan Fernando López Aguilar (quién le iba a decir ahora lo que él está sufriendo) y de Carlos Espino como secretario regional e insular, respectivamente Fueron ellos quienes, como promotores del “Caso Unión”, actuaron como en los peores momentos de la Inquisición, cuando la simple sospecha era motivo oara quemar al hereje en la hoguera. El tiempo demostró la injusticia que se cometió contra Segundo Rodríguez no sólo en el plano judicial sino también en el plano político. Tras ser desimputado de todos los delitos de los que le acusaban el amigo Pamparacuatro y el fiscal, algo que ocurrió hace ya varios meses, ni el PSOE de Lanzarote ni el de Madrid le han devuelto la condición de militante. Es por ello que un grupo de militantes socialistas han decidido tomar acciones para pedir que se haga Justicia, esta vez con mayúscula, con Segundo Rodríguez y para que éste recupere su militancia y su dignidad menoscabada por una errónea acusación de Pamparacuatro y una desproporcionada reacción del “PSOE Juanfernandista”. Este grupo de militantes están dispuestos, según nos cuentan, a ir a los diferente actos electorales socialistas para pedir en voz alta que se restituya a Segundo Rodríguez. La pregunta del millón es quién o quiénes de la anterior dirección del PSOE insular están haciendo gestiones para evitar que a Segundo Rodríguez se le devuelva el honor perdido dentro de ese partido. A lo mejor, el propio Segundo lo cuenta en una próxima entrevista. Estén atentos a esta pantalla impresa.

¿Pacto Pepe Torres-PSOE en Haría?

El run run que baja del norte a la capital es que José Torres Stinga tiene cerrado un pacto con el PSOE en Haría. Al parecer, Alfredo Villalba, el candidato socialista, apoyaría a la Plataforma del Municipio de Haría tras las elecciones para que Torres Stinga pueda seguir siendo alcalde de ese municipio por otros cuatro años más y convertirse en uno de los ediles más longevos de Canarias. Villalba lo niega y dice que de pacto nada de nada, que él quiere ser el nuevo alcalde del norte. Y no negamos que ganas no tenga, pero lo cierto es que tras lo ocurrido en el último pleno de Haría, donde el concejal socialista se abstuvo tras una llamada de la dirección, han saltado las alarmas en el propio PSOE norteño, que creen una equivocación escenificar antes de que se abran las urnas un acuerdo con José Torres Stinga, porque consideran que los votantes podrían castigarles. Si votar al PSOE es lo mismo que votar a Pepe Torres es mejor no votar al candidato socialista Alfredo Villalba. Sea como fuere, lo cierto es que ha llamado altamente la atención para la oposición en Haría que el único concejal del PSOE se abstuviera en el pleno cuando se discutía la moción de que las competencias ahora en manos del alcalde pasaran de nuevo al pleno.

 

Razones para el mosqueo

 

Y el mosqueo ha sido por dos motivos. Primero porque el concejal del PSOE firmó la moción pero luego se abstuvo en el último minuto, posiblemente porque recibió un tirón de orejas del despacho de Arrecife, al advertirle que Torres Stinga es intocable. El mosqueo aumenta ya que la excusa era que el PSOE entendía poco responsables que a tan poco tiempo de las elecciones se abriera una crisis en el gobierno de Haría. Sobre todo porque como dice CC muy poco le importó al PSOE no aprobrar los presupuestos del Cabildo de Lanzarote y paralizar toda la isla. Pues eso, que líquido, blanco y en botella: leche. El tiempo dará o quitará razones, pero es evidente que el PSOE en Haría siempre ha servido de apéndice de José Torres Stinga en estos últimos cuatro años, apoyando la mayoría de las iniciativas del grupo de gobierno. Y eso es así por la amistad e intereses comunes que el despacho de influencias de Arrecife siempre ha tenido con Torres Stinga. El apoyo del PSOE puede ser decisivo para que Pepe Torres continúe siendo el alcalde de Haría, pues todos los sondeos de opinión hablan de que perderá la mayoría absoluta que obtuvo en las pasadas elecciones por mucho que explote de manera populista el asunto de la Cueva de Los Verdes.

Fernando Clavijo, o el tiro por la culata

 

Al final, si hubo algún intento de influir en el proceso electoral en torno a todo el asunto de las imputaciones de Fernando Clavijo, el candidato de CC al Gobierno de Canarias, les salió el tiro por la culata. Eso suele ocurrir cuando hay “mala milk”, que al final se da la vuelta a la tortilla y hasta se puede producir el efecto boomerang. No sabemos si eso es lo que podría haberle ocurrido al candidato nacionalista, pero el caso es que después de verse sometido a cuatro imputaciones, al final ha sido desimputado de todo y ahora se demuestra que siempre estuvo limpio y que concurre a las lecciones sin la sombra de sospecha que durante muchos meses se cernió sobre él y lo mantuvo intranquilo hasta que todo este follón se ha clarificado. Lo decimos porque por lo que se deduce de las últimas encuestas publicadas, Clavijo es el aspirante a presidir el Gobierno canario más valorado por los ciudadanos. La población ahora puede ver hasta con simpatía a un candidato que además no le faltó un segundo para salir ante la opinión pública cuando le imputaron para demostrar su inocencia. Si pretendían desprestigiar y hacer daño al candidato nacionalista, no sólo no lo han conseguido, sino todo lo contrario. Porque no sólo ha salido indemne sino incluso reforzado. Hay que tener mucho cuidado, porque se juega con la imagen y dignidad de las personas, y al final, como es el caso, resultar inocentes. ¿Qué hubiera ocurrido si las desimputaciones hubieran llegado después de las elecciones? El candidato hubiera ido jugado en clara desventaja en la batalla electoral para después demostrarse que no había nada. Y eso le puede ocurrir a cualquier candidato de cualquier partido.

 

 

Cuidado con judicializar la política

 

Es cierto que, como en todo, también en esto hay que aplicar el sentido común y por supuesto que se debe valorar el calado de los delitos que se investigan, porque no todas las imputaciones son iguales ni el grado de gravedad de las mismas. Pero siempre hemos defendido desde Lancelot Medios que hay que tener muchísimo cuidado en torno a este asunto de las imputaciones, y mucho más en épocas electorales pues se corre el riesgo de judicializar la política y tratar de influir en el derecho legítimo que tienen los ciudadanos de elegir sobre la idoneidad de un candidato para gobernar. El juicio “judicial” lo decide la justicia, y el juicio “electoral” lo debe decidir la población. En realidad un imputado es un investigado (tal como recoge ya el nuevo lenguaje jurídico mucho más acertadamente), de forma que ni siquiera es un acusado y muchísimo menos un condenado. Es una obviedad, pero no por ello debe dejar de ser explicado una y otra vez ante la opinión pública, acostumbrada ya a la contaminación mediática y al ruido de la desinformación que muchas veces busca manipular el sentido del voto sobre premisas ambiguas, cuando no directamente falsas. No hay que olvidar que el sistema judicial ya tiene sus propias herramientas para apartar de los procesos electorales a quien no puede hacerlo, imponiendo penas de prisión y despojándole del derecho a sufragio, tanto activo como pasivo. En general los juicios morales habrá que dejárselos a los electores que serán quienes “enjuiciarán” a los candidatos, dándole su apoyo o quitándoselo en las urnas, de forma democrática.