PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Renueva y mejora la decoración de tu vivienda con el metal

Este material frío e inerte puede hacer que tu casa consiga un toque de lo más especial si sabes cómo usarlo y combinarlo

 

Hay muchas formas de dar estilo al interior de una vivienda. Los colores, las texturas y hasta los materiales influyen en la atmósfera que se respira y, por supuesto, en la estética que se destila en cada rincón de una casa. Decorar un interior no es una tarea fácil, sobre todo si se quiere estar a la última, pero siempre hay formas de innovar y de conseguir algo rompedor y novedoso.

 

El metal llegó con fuerza en 2016 a la decoración de interiores, asentando unas bases de estilo que se han quedado como favoritas para todos los que son amantes de la tecnología o, simplemente, buscan un cambio radical a los tonos madera y tierra tan habituales en los hogares. Puede que sea algo que se relacione con el frío y con la falta de humanidad por sus formas y acabados poco orgánicos, pero bien jugado es algo a lo que sacar mucho partido.

 

De hecho, apostar por los grises y las líneas sencillas es algo que cada vez se puede ver más en diferentes casas. Sin ir más lejos, hasta la selección de un portero puede tener un papel importante a la hora de conseguir el acabado que se desea. Echando un vistazo a los videoporteros Fermax en Sumidelec.com, podemos comprobar que la parte que queda para el interior de la vivienda se caracteriza por seguir unas líneas sencillas con formas simples y colores planos, además de una interfaz fácil de entender y carente de adornos innecesarios.

 

Parte de la tendencia que dicta el uso del metal como elemento decorativo para el hogar es mezclar la funcionalidad con la estética en un delicado equilibrio que consiga el resultado perfecto. Hay que tener también algo de cuidado, porque las piezas metálicas voluminosas se exceden con las sensaciones que transmiten, y pueden llegar a hacer parecer que, en lugar de una casa, se está en una cárcel.

 

Si bien es cierto que el uso de mobiliario metálico es buena idea para seguir forzando esta idea de diseño, recurrir a muebles acero inoxidable de AuxiHosteleria.es, por ejemplo, sería buena idea solo si se quisiera conseguir un acabado industrial y se utilizaran en determinadas habitaciones o salas. Llenar toda la casa de mobiliario de este tipo no es nada recomendable, ya que el metal tiene el peligro de provocar demasiada frialdad, como ya veníamos explicando anteriormente.

 

¿Cómo evitar el exceso de frialdad con los metales?

 

Este es el principal problema al que se enfrenta cualquiera que intente renovar la decoración y el estilo del interior de su vivienda sirviéndose de toques metálicos. Los grandes tamaños, el brillo y el acabado tanto de muebles como de piezas decorativas hacen que se pierda calidez y humanidad.

 

En este caso, para evitar problemas y tal y como nos recomiendan desde wikidecoracion.com, lo mejor es intercalar acabados como la madera con los elementos metálicos que se quieran usar. Para dar un mejor ejemplo, podemos pensar en la cocina y en todo lo que hay en ella.

 

Jugar con la iluminación y conseguir la mayor cantidad posible de luz natural es algo que siempre suma a un conjunto. Por eso, las cocinas modernas abogan por estar ubicadas en lugares con ventanas o ventanales. Así, se consigue un toque extra de calidez a pesar de que todo el entorno pueda estar repleto de muebles y piezas metálicas. Incluso jugar introduciendo piezas hechas en madera para sumar algo orgánico y conseguir que el resultado no se incline ni hacia un lado ni hacia otro.

 

Sin ir más lejos, hasta colgar las sartenes puede conseguir un toque interesante si seguimos en la cocina. Aunque hay que saber escoger los modelos adecuados, como los que analizan en esta selección de mejores sartenes, para dar con los tamaños, colores y formas correctas; el conjunto puede dar ese extra tan interesante que consigue el metal cuando sabe usarse.

 

Así, la disposición de piezas no demasiado voluminosas, conjugadas con otros elementos que consigan transmitir una sensación orgánica, es lo que puede dar pie a que el metal se convierta en un buen aliado para renovar la decoración del hogar. Si buscas algo distinto, puedes pensar en este ejemplo de la cocina y extrapolarlo a otras partes de la vivienda.

 

Solo necesitas saber dar con piezas que no sean excesivamente grandes e introducir otros materiales intercalados. De esta forma, se puede hacer que el exceso de frío y lo poco natural de este material se contrarreste y el resultado final resulte más que interesante. Juega con las formas y los colores también y verás cómo consigues algo distinto, original y realmente atractivo. ¿Acaso pensabas que el metal no podía servir como elemento clave de la decoración?

 

Comentarios (0)  



Escribir un comentario