PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un surfista y un científico crean la ola perfecta

 

Surfistas expertos pueden dar fe de que las buenas olas para surfear son una rareza

 

  • Lancelot Digital
  •  

    Cada año vemos como el impacto de la tecnología en los deportes abre un espectro de posibilidades infinitas y esta vez, le toco al surf.

     

    En el documental de 1966 llamado “The Endless Summer” (El verano sin fin), se va siguiendo a dos surfistas trotamundos en una incesante búsqueda de encontrar la ola perfecta. Surfistas expertos pueden dar fe de que las buenas olas para surfear son una rareza, e incluso cuando todas las fuerzas se unen en una sincronía perfecta, la magia es fugaz. Pocas playas tienen un contorno inferior que pueda transformar un oleaje en olas que los surfistas deseen montar, e incluso, si es así, los caprichos del oleaje (tamaño, ángulo, periodicidad) mezclados con vientos y mareas cambiantes se traducen en cortas sesiones de surf, muy distanciadas entre sí.

     

    En el país agrícola del centro de California, a 175 kilómetros de la playa más cercana, un campeón de surf y un especialista en mecánica de fluidos se han unido para cambiar esta realidad. En un lago artificial de 700 metros de largo, han ideado un sistema que arrastra una hoja de metal de forma cuidadosa llamada “hidrofoil” a través del agua. A medida que el oleaje resultante se extiende sobre el lecho del lago, que los científicos contornearon con la ayuda de supercomputadoras, esto se va transformando en una ola sobrenaturalmente perfecta, que se repite una y otra vez.

     

    Los surfistas profesionales, acostumbrados al inconstante océano, están asombrados por las olas diseñadas por Adam Fincham, investigador de la Universidad del Sur de California (USC) en Los Ángeles, y Kelly Slater, ganador del título mundial de surf.

     

    Hace unos meses, 18 surfistas profesionales llegaron a lo que se conoce como el “Surf Ranch” para competir en el Future Classic. El concurso tenía como objetivo evaluar si este sitio puede servir como lugar de competencia para el Campeonato de la Liga mundial de surf (WSL por sus siglas en inglés). El concurso de simulacros, patrocinado por la WSL que rige el surf profesional, y que es propiedad del multimillonario Dirk Ziff, incluyó jueces, locutores y monitores de pantalla jumbo que presentaban cada ola y sus repeticiones a cámara lenta. "La experiencia que han creado para los surfistas con esta ola es insuperable", dijo el competidor Adrian Buchan, quien actualmente ocupa el puesto 15 en el WSL Championship Tour.

     

    Los investigadores están tan impresionados como los surfistas. Olivier Eiff, un ingeniero mecánico especializado en mecánica de fluidos ambiental en el Instituto de Tecnología de Karlsruhe de Alemania, dice que los científicos que estudian las olas generalmente se enfocan en sus efectos sobre la erosión, el intercambio de gases entre el océano y el aire y las estructuras frente al mar. Pero no puede nombrar a un solo colega que esculpa las olas, un gran desafío en la dinámica de los fluidos. "Es un trabajo increíble", dice Eiff. "No conozco a nadie más que tenga las agallas para atacar la complejidad de un problema tan grande".

     

    Si se crean grupos de olas similares en todo el mundo, como esperan los patrocinadores de Surf Ranch, esto podría alterar fundamentalmente el mundo del surf. En la blogósfera del surf, ya han surgido fuertes preocupaciones de que "la ola de Kelly" elimina el atractivo natural del surf. Pero los amantes de las olas impresionados positivamente apuestan a una positiva revolución de este deporte acuático.

     

    Las piscinas de olas para surfear datan de hace más de 50 años, pero incluso las mejores, no se podían jamás comparar con un buen lugar para surfear en el océano. En el océano, las tormentas crean ondas gravimétricas superficiales que se desplazan en aguas profundas y solo interactúan con el fondo, o con bajíos, cuando la profundidad del agua es aproximadamente la mitad de la distancia entre las crestas sucesivas (la longitud de onda). Entonces suceden tres cosas: la longitud de onda se acorta, la altura aumenta, y la cresta se mueve más rápido que el punto más bajo de la ola. Cuando la altura de la ola es aproximadamente la misma que la del agua, la ola se rompe y los surfistas pueden montar estas olas y surfear. Un viaje de 30 segundos en una ola oceánica es notablemente largo, y perfecto para cualquier surfista.

     

    En el 2006, Slater, el surfista más famoso del mundo, se acercó a Fincham, quien asumió el desafío de imitar a la naturaleza en un tanque. "No tenía idea de quién era", dice Fincham, que creció en Jamaica y comenzó a surfear solo cuando llegó a la Universidad del Sur de California.

    Para desarrollar esta ola, Slater fundó su propia compañía con el mismo nombre, y rápidamente contrató e incorporó a Fincham en esta misión. Fincham es, según muchos testimonios, tremendamente creativo y tenaz. Ha publicado trabajos sobre temas de sonido tan esotéricos como la velocimetría digital de imágenes de partículas para el diagnóstico láser o la turbulencia en rejilla en descomposición en un fluido estratificado rotativo. Pero Slater bromea diciendo que él y Fincham tienen un toque de desorden obsesivo-compulsivo necesario para este tipo de desafíos. "Si no tienes a alguien apasionado por las cosas, estas personas no lo harán de forma diferente a lo que otras personas que ya lo hayan hecho antes", dice Slater.

     

    Las solicitudes de patentes estadounidenses de Fincham y Slater hacen referencia solo a dos artículos científicos sobre olas, ambos escritos por físicos y matemáticos destacados en la década de 1870. Así que, aparte de otras solicitudes de patente sobre olas de surf, Fincham y Slater estaban solos.

     

    Comenzaron a experimentar en un tanque de olas de laboratorio. Mientras que muchas piscinas de olas utilizan remos, émbolos, cajones u otras estrategias para arrojar efectivamente agua al aire, el equipo de Fincham diseñó un hidroplano parcialmente sumergido en el agua. A medida que atraviesa la piscina, el hidroplano mueve el agua hacia un lado (pero no hacia arriba) y luego se retira de la ola en formación para recuperar parte del agua que empujó. El resultado es lo que los físicos llaman una “ola solitaria”, que imita un oleaje individual en el océano abierto.

     

    Luego, entró la experiencia de surf de Slater. "Fue trabajo de Fincham descubrir cómo hacer que la ola se hinchara, y era mi trabajo descubrir cómo romper ese oleaje". Se necesita un "arrecife" poco profundo con la forma adecuada para convertir un oleaje en una ola de surf. Para afinar la forma del fondo de la piscina, el equipo se basó en supercomputadores masivamente paralelos que a menudo tenían que funcionar durante semanas para completar una simulación.

     

    El equipo de Fincham transfirió los hallazgos del laboratorio al Surf Ranch, un estanque rectangular que originalmente era un lago de esquí acuático artificial. El hidroplano se encuentra en el agua a unos pocos metros de profundidad. Está conectado a un artilugio del tamaño de unos cuantos vagones y, con la ayuda de más de 150 neumáticos y cables para camiones, corre por una pista a lo largo de la piscina a una velocidad de hasta 30 kilómetros por hora. Esto crea una ola de más de 2 metros de altura.

     

    Estas olas perfectas, creadas por estos dos genios, pueden proporcionar un viaje de hasta 50 segundos para un buen surfista y, además, proporcionan un formato de concurso novedoso (los organizadores de los Juegos Olímpicos han tomado nota). La ola de Slater y Fincham podría servir como una plataforma de entrenamiento para surfistas de alto nivel y un entorno controlado para que los principiantes aprendan. El potencial comercial llevó a WSL Holdings, la compañía matriz detrás del Championship Tour, a comprar una participación mayoritaria en la compañía de ola Slater.

     

    Slater tiene la visión de surfistas adinerados comprando y construyendo lujosos resorts privados edificados alrededor de una ola diseñada por su compañía, resorts similares a las comunidades de golf de gama alta que existen en todo el mundo. Y Fincham, solo puede pensar en las mejoras que tiene para su ola en un futuro cercano probando diferentes arrecifes, aumentando el tamaño de la ola y de la marea e incluso agregando ventiladores gigantes para controlar el viento.

     

    Los surfistas que han visto las olas de Slater y Fincham dicen que lo más sobrenatural de lo que han podido ver, es lo que seguramente podrán ver en un futuro muy cercano.

     

    El asombroso futuro de los deportes es cada vez más maravilloso y está cada vez más cerca.

     

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario