PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Pactos calientes

 

 

Tras abrirse las urnas, hacerse el recuento de votos (con más problemas que nunca, por lo que habrá que pedir responsabilidades al Ministerio del Interior) y digerir los resultados; ahora comienzan las negociaciones entre los partidos para formar alianzas que permitan gobernar con estabilidad en las instituciones. En estos momentos, donde se dijo digo se dice Diego. Lo que antes era una línea roja, ahora se matiza. Le está ocurriendo al Partido Popular que está dispuesto incluso a pactar con el PSOE de Eva de Anta si con ello se procura la Alcaldía a Astrid Pérez, intoxican algunos.

 

Es evidente que la lideresa del PP tiene que posicionarse y exigir lo máximo posible para sus intereses y los de su partido. Ella sabe, como toda Lanzarote, que en Arrecife precisamente se votó el cambio de manera rotunda. Se castigó la política del PSOE que provocó la parálisis de una ciudad y el empeoramiento de los servicios público. Por hacer, no se hizo nada. Sabe que la ciudadanía votó para que gobierne CC con un pacto del PP para que aplique las políticas de progreso y desarrollo de la capital de Lanzarote que prometieron en la campaña electoral. Eso es evidente. No sólo es positivo ese pacto para la ciudad, porque es claramente mayoritario (con 15 concejales, dos por encima de la mayoría absoluta que son 13 concejales), sino porque coinciden en sus programas gran parte de las propuestas para mejorar la ciudad. Eso era inimaginable hace dos meses.

 

 


Peligro, veneno en los pactos

 

Lo cierto es que las negociaciones de alianzas de gobierno son difíciles hasta cuando parecen fáciles. Las ambiciones, los personalismos, los intereses partidarios se entremezclan y lo fácil se hace imposible. Luego están los caramelos envenenados que los del PSOE lanzan para romper la baraja que ha salido de las urnas, pactando con el diablo si con ello conserva la Presidencia del Cabildo.

 

Y es lógico que se trate de minar la alianza natural en Arrecife para conseguir luego los efectos deseados en el Cabildo. Y en eso andan unos y otros. Lo que sí tenemos claro es que lo que no va a perdonar la ciudadanía a CC y al PP es que el mandato ciudadano en Arrecife se frustre. Que la ciudad siga en la inestabilidad o con un pacto antinatura que no resuelva el Plan General de Arrecife, el cierre de la Avenida, el deterioro de los barrios, de los parques y jardines, de las granes bolsas de suelo de la ciudad o del plan de recuperación del Arrecife viejo. En casi nada de estos temas el PSOE de Espino coincide en sus soluciones con los del PP y CC.

 

El PSOE ya ha anunciado tirar por segunda vez un Plan General a la basura, dejar para uso y disfrute de cabozos y miñocas el el Islote del Francés y pagarle más de 100 millones de euros a los propietarios, arruinar Arrecife y seguir pagando la deuda a Ginory de más de treinta millones de euros... En definitiva, que de nuevo llegue la frustración a la ciudadanía que está harta que los políticos busquen sus intereses y desoigan el mandato de las urnas. Que las políticas regresivas que aplicó el PSOE triunfen otros cuatro años. Ahora la culpa no será del PSOE sino de CC y PP si no son capaces de llegar a un acuerdo de emergencia para salvar la ciudad.