PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Alquilar la ropa de diario o cómo plantar cara al "fast fashion"

Se trata de la última propuesta empresarial que trata de combinar el deseo de estrenar diferentes modelos con frecuencia y favorecer la sostenibilidad

 

  • Lancelot Digital
  •  

    Recibir en casa una caja llena de ropa de diario para usar durante un tiempo limitado, luego devolverla y esperar al siguiente paquete con prendas nuevas. Es la última propuesta de algunas empresas españolas contra el "fast fashion" o "moda rápida" y en favor de la sostenibilidad.

     

    Lejos quedan aquellos tiempos en los que la ropa duraba décadas. La industria de la moda actual- que es la segunda más contaminante del mundo- crea prendas de rápida producción, comercialización y a precios reducidos, lo que fomenta el desarrollo de una cadena de consumo de usar, acumular y tirar.

     

    "No me podía comprar toda la ropa que quería de las tiendas, aunque cuando miraba mi armario, que tenía lleno de prendas, me daba la impresión de que no tenía nada para ponerme", relata Lola Ribas a Efe, fundadora de Ouh Lo Là, empresa encargada de un negocio de alquiler de ropa.

     

    Una situación que motivó para poner en marcha su proyecto, que apenas tiene ocho meses de vida y con el que la ropa adquiere una segunda vida: crear un "coarmario" que cada poco tiempo se renueva para sus clientes.

     

    Y ¿cómo funciona? Bajo suscripción y después de realizar un cuestionario de tallas y gustos se pueden solicitar tres servicios: Star Box- 8 prendas para 15 días; Diva Box- de 12 prendas para 30 días- y Flash Box- con 5 prendas para 12 días.

     

    El cliente recibe en su casa una caja con ropa que encaja según el perfil del cuestionario y, durante el tiempo estipulado, puede disfrutar de las prendas hasta el día que tenga que devolverlas, cuando un mensajero las recogerá en la dirección a donde ha sido enviado inicialmente el paquete.

     

    En España se generan más de 900 millones de kilos de ropa, según un estudio de la Asociación Ibérica de Reciclaje Textil (Asirtex), y cada habitante consume una media de 34 prendas al año y desecha en el mismo período entre 12 y 14 kilos.

     

    Una realidad que tiene en cuenta Ecodicta, una empresa parecida a Ouh Lo Là pero que da un paso más en su compromiso por el ecologismo y prioriza el alquiler de prendas de marcas nacionales que son sostenibles.

     

    "Queremos ayudar a las clientas a hacer más sostenible su armario y concienciar a la sociedad de que en este barco vamos todos juntos. En España, la gente está concienciada de la sostenibilidad, pero a la hora de la moda menos", apunta Raúl González Miguel, uno de los fundadores de Ecodicta.

     

    Aunque en su catálogo también hay otras firmas como Ralph Lauren, Sandro, Guess o Michael Kors, ya que "la prenda que menos contamina es la que ya está hecha".

     

    En Ecodicta también hay que suscribirse y realizar un cuestionario: "El primer mes para dar un servicio más rápido, el paquete es sorpresa, pero a partir del segundo mes se crean entre ocho y diez propuestas según sus necesidades", apunta González Miguel.

     

    Y, además, si al cliente le ha gustado mucho una pieza de ropa y quiere hacerse con ella, la empresa da la posibilidad de que la pueda comprar.

     

    ¿Qué tipo de cliente está interesado en este nuevo mercado? Tanto Ecodicta como Ouh Lo Là coinciden en un mismo perfil: mujer, de 28 a 48 años, trabajadora y muy activa, interesada por la moda pero con poco tiempo para comprar.

     

    No obstante, González Miguel destaca otro diferente en su marca: "Aquel que es un poco más 'fashionista' y que le gusta la diversión e ir introduciéndose en lo sostenible".

     

    Aunque este modelo de negocio todavía resulta desconocido en España, al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, el alquiler de ropa ya está asentado. Rent The Runaway se creó en 2009 y fue el pionero, con acuerdos con firmas muy importantes como Céline, Diane Von Furstenberg o Donna Karan.

     

    Proyectos como el de Ecodicta y Ouh Lo Là tienen como referente a su homólogo americano y, pese a su juventud, ambos esperan llegar a cambiar el mercado español. El tiempo dirá si los clientes apuestan o no por esta nueva forma de consumir moda.