PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Madagascar, un destino para los amantes de la naturaleza

 

El país africano posee numerosas especies únicas en el mundo como el lemus, el fosa y otros primates, así como una plantas desconocidas en otros lugares de la tierra

 

  • Lancelot Digital
  •  

     

    Madagascar, situado en el océano Índico, frente la costa sureste del continente africano, a la altura de Mozambique, es la isla más grande de África y la cuarta más grande del mundo. Debido a su separación del continente, Madagascar es famosa por la conservación de varias especies únicas en el mundo, como el lemur, el fosa y otras variedades de primates, que se han hecho internacionalmente conocidas gracias a una famosa película de dibujos animados.

     

    Pero Madagascar es mucho más que eso. Es un país para disfrutarlo en un viaje, de principio a fin, inolvidable. Son muchas las posibilidades de recorrer Madagascar, y Viajes Timanfaya ofrece diferentes propuestas adaptadas al tiempo y a la economía de cada bolsillo, así como a los intereses de los diferentes turistas.

     

    Un largo aislamiento de Madagascar y de los continentes vecinos ha dado lugar a una mezcla única de plantas y animales, muchos de los cuales no se encuentran en ningún otro lugar del mundo. Esto ha llevado a algunos ecologistas a referirse a Madagascar como el "octavo continente". De las 10.000 plantas nativas de Madagascar, el 90% son únicas en el mundo. Por este motivo, además de visitar lugares especiales, el paisaje, su fauna y su flora son un atractivo más que hace interesante el viaje.

     

    Fauna y flora

     

    Madagascar tiene una de las faunas más variadas y especiales del mundo con muchos animales endémicos como los lémures, el geco diurno de Madagascar, la boa de Madagascar, la tortuga radiada, la tortuga angonoka, la tortuga colaplana y la tortuga araña, dos géneros de iguánidos de la familia Opluridae, así como aproximadamente la mitad de todas las especies de camaleones conocidas. Entre los predadores se encuentran la fosa, y el cocodrilo del Nilo.

     

    Respecto a las aves, Madagascar alberga 32 cinco familias de aves endémicas : berniéridos (Bernieridae), braquipterácidos (Brachypteraciidae), Leptosomídidos (Leptosomidae), mesitornítidos (Mesitornithidae) y las vángidos (Vangidae).

     

    Hasta su extinción en el S. XVII, en la isla vivió el pájaro elefante, que con más de media tonelada de peso, ha sido el ave más pesada de la Tierra.

     

    Debido a su aislamiento, las especies han evolucionado de manera independiente a sus ancestros. Por ejemplo, en la isla hay una clase de orquídea como en otros lugares del mundo, pero con una diferencia: la especie de mariposa encargada de comerse el néctar y asegurar así la reproducción de esa planta no está presente en Madagascar. ¿Cómo hizo la orquídea para sobrevivir? Unos científicos se formularon esa pregunta y se pusieron a investigar. Su conclusión fue que la orquídea había adaptado su estructura exterior a un pájaro muy común en la isla, acortando el conducto porque el pico del pájaro también era más corto que la trompa de una mariposa. De esa forma, esta orquídea evolucionó a una nueva rama de orquídeas dentro de la familia a la cual pertenecía.

     

    En cuestión de anfibios, su población está constituida casi únicamente por ranas; el 99% de las 373 especies son endémicas, incluyendo la rana Mantella cowanii, especie en peligro crítico que sólo se encuentra en el altiplano central.

     

    El lado oriental, o de barlovento de la isla es el hogar de selvas tropicales, mientras que los lados oeste y sur, que se encuentran en la sombra de la lluvia de la sierra central, son el hogar de los bosques secos tropicales, bosques espinosos y los desiertos y matorrales xéricos. Seco de Madagascar selva tropical caducifolio se ha conservado en general mejor que las selvas tropicales del este o el altiplano central, presumiblemente debido a la históricamente baja densidad de población.

     

    La variada fauna y flora de Madagascar están en peligro por la actividad humana, así como la tercera parte de su vegetación nativa que ha ido desapareciendo desde la década de 1970. De hecho, desde la llegada de los humanos hace 2.000 años, Madagascar ha perdido más del 90% de su bosque original. Además los lémures están listados como especies en peligro de extinción o amenazadas.

     

    Madagascar se divide en la provincia de Antananarivo; Antsiranana; Fianarantsoa; Mahajanga; Toamasina;  y Toliara. Especialmente interesante para visitar resulta Tsingy de Bemaraha es, por la UNESCO, Patrimonio de la Humanidad y es la mayor reserva de Madagascar de (152.000 hectáreas). La fascinante meseta elevada caliza está decorado con una gran nitidez frágil y caótica colección de pináculos, el "Tsingy", también llamado el Laberinto de Piedra. Las áreas de bosque caducifolio también ofrecen la oportunidad de ver los lémures marrones y una gran variedad de aves, también podemos satisfacer todos los raros Decken blanco sifaka. La gran variedad de flora incluye: áloe, orquídeas, Pachypodium numerosos y baobabs. El bosque caducifolio es el hogar de más de 50 especies de aves, 7 especies de lemures (incluido el sifaka totalmente blanco Deckens) y la rara rabón camaleón (Brookesia perarmata). El sitio de Bemaraha se gestiona bajo especial de la UNESCO y el acceso está restringido y las áreas que están autorizados para visitar a variar de vez en cuando. Situado a unos 180km al norte de Morondava.

     

    Otro lugar que se debe conocer es la Avenida de los Baobabs es un soporte extraordinario de baobabs gigantes. Ubicado a 45 minutos al norte de Morondava en la costa oeste de Madagascar es uno de los sitios más visitados de la región de Menabe. Un candidato como una de las 7 Maravillas de África, los esfuerzos están en marcha para proteger este bosque único de más de una docena de árboles. Algunos de los árboles, Adansonia grandidieri, son más de 800 años y alcanzar una altura de 30+ metros. Un verdadero paraíso para los fotógrafos y especialmente una hermosa al atardecer.

     

     

    Gastronomía

     

    Además de conocer lugares remotos,  así como animales y plantas únicas en el mundo, el visitante debe sentarse a la mesa para disfrutar de una gastronomía diferente. Su alimentación se basa en productos como el arroz y las legumbres, acompañadas de salsas picantes, además de especias como la vainilla, muy empleada en muchos de sus platos, proporcionando un exquisito sabor y aroma. Entre sus platos típicos destacar el romazava, plato de cebú, el achard, legumbres en aceite, vinagre y curry. La cocina de Madagascar refleja los intereses gastronómicos de las personas que pertenecen a una variedad de culturas y etnias, incluyendo a los indonesios y africanos.

     

    Viajes Timanfaya les invita a visitar sus instalaciones en Lanzarote o su pagina web (www.viajestimanfaya.com) para descubrir esta propuestas y otras muchas.