PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La ‘generosidad’ de Paulino

 

Francisco J. Chavanel

 

En una entrevista reciente el ex presidente de Canarias, Paulino Rivero, acusa a otro ex, Fernando Clavijo, de no haber sido generoso. De no haber entregado su cabeza al principio de la negociación tal como se la pedía Ciudadanos. Eso, según Rivero, hubiese resuelto el pacto de derechas. Discrepo.

 

Generosidad. Gran palabra. Ayudar a los demás de manera honesta, sin esperar nada a cambio. ¿Cuándo fue generoso Rivero?

 

Rivero se ha pasado cuatro años traicionando a sus compañeros conspirando durante toda la legislatura, buscando la forma de arrebatalre la Presidencia a Clavijo. Durante ese tiempo me ha costado reconocer en esta persona intrigante, mezquina y sibilante, a la persona que una vez conocí y a la cual valoré por su labor favorable en pos de una identidad canaria, al margen de pleitos y capillitas, una identidad regional que superara las distancias abisales que nos separan entre unas islas y otras. Sigo pensando que ha sido el presidente, junto con Saavedra, que más ha hecho para unir Islas y conciencias en torno a una idea de colaboración y no de confrontación. De la misma manera sigo pensado que no supo retirarse a tiempo.

 

¿Es generoso un señor que ha sido 28 años alcalde, 8 años presidente de Coalición Canaria, 12 años parlamentario, 8 años presidente del Gobierno de Canarias, cuando pretende repetir cuatro años más sin dar paso a otros con las mismas o mejores credenciales que él?

 

¿Fue generoso Rivero con López Aguilar cuando éste fue el más votado en 2007, logrando 26 parlamentarios de 60? ¿Fue generoso Rivero con José Manuel Soria cuando le ganó las elecciones de 2011, y pactó con el PSOE para terminar enfrentándose a Madrid por el asunto del petróleo?

 

¿Le parecieron poco 8 años en la presidencia de Canarias, ocho años de recortes, de pérdidas tremendas en inversiones, de un enfrentamiento con Madrid pavoroso por un petróleo que no existía?

 

Perdió la elección interna. Con generosidad. Todas las islas votaron en contra suya, todas avalaron a Clavijo. Se retiró antes de la segunda votación, antes de ser arrasado. Y de ahí el odio, las ansias de venganza y su mal perder.

 

El pacto de centro derecha, pese a los evidentes errores de CC, no salió por la generosidad o no de Clavijo. No salió por los miedos de Asier Antona, que el 14 de junio entró a una reunión clave como presidente y la concluyó sin nada en las manos. Y no salió, fatalmente, porque fue desleal con su partido (PP), y con su compañera Australia Navarro el 20 de junio.

 

Su llamada a Casimiro Curbelo indicándole que él tenía seis parlamentarios conservadores que no votarían a Navarro de presidente, fue concluyente. Por eso Asier tiene los días contados en el PP.

Comentarios (1)  



Comentarios  
# Juanra 08-08-2019 15:55
Manda cojones con el análisis. Ni un idiota con oposiciones plantearía esta babiecada.
Responder | Responder con una citación | Citar
Escribir un comentario