PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La irrupción

  • Alfonso González Jerez
  •  

    Los coleguitas de los medios amigos lo han llamado la irrupción, como si fuera una película de invasiones alienígenas, y en eso no les falta totalmente la razón. Escuchar a Pedro Quevedo, que de Santa Cruz no conoce más que los restaurantes del centro de la capital, que la ciudad merece un meneo es como encontrarse el disco de la nave Voyager con un mensaje para Homer Simpson. Román Rodríguez insiste en lo mismo. Carmen Hernández, la alcaldesa de Telde, subraya que el proyecto de Coalición está agotado. Hernández es alcaldesa gracias al apoyo de la agotadísima Coalición Canaria, pero cuando sale de Telde se lo calla siempre. Y a continuación los tres tenores presentan a su candidata: la canarista de siempre Odalys Padrón. Quizás sea una muestra más de mi inveterada gandulería, pero vayan a google a averiguar (a recordar tal vez) quién es Odalys Padrón y qué ha sido en la vida municipal de Santa Cruz, que a mí me aburre. En un lustro militó en tres partidos, porque todos estaban dirigidos por canallas o comprados por Miguel Zerolo o ambas cosas. Una Juana de Arco de chichinabo que siempre oyó voces que le decían que la alcaldesa debería ser ella y que ardió en la hoguera de su propia incapacidad política. Si Nueva Canarias anhelaba (legítimamente) labrarse un espacio político en Santa Cruz de Tenerife, con militantes, un equipo de dirección política y candidatos, ¿por qué no empezaron hace tres años? ¿De este curioso retraso también son responsables la pandemia, Thomas Cook o el volcán de Cumbre Vieja?.


    Nueva Canarias siempre ha practicado un oportunismo despendolado en el intento de conseguir salir de Gran Canaria y proyectarse en otros territorios insulares. Llevan cerca de veinte años en este agónico empeño, pero con resultados muy modestos. Uno no sabe si les vale la pena haber pactado con el PIL de Dimas Martín, el CCN de Ignacio González o sacar ahora del sarcófago del olvido a la señora Padrón. En los últimos meses Rodríguez ha almorzado, merendado o cenado con coalicioneros retirados como el palmero José Luis Perestelo, expresidente del Cabildo Insular o la concejal lagunera Candelaria Díaz Cazorla. Lo de la exteniente de alcalde de La Laguna fue particularmente gracioso. Hace un par de años Rodríguez y sus adláteres desconocían simplemente su existencia. El consejero de Hacienda decidió interesarse porque algunos compañeros de partido de la propia Candelaria Díaz comenzaron a difundir el mezquino bulo de su paso inminente a Nueva Canarias para acabar de destruirla políticamente. Asqueada y harta Díaz ha decidido dimitir como concejal y darse de baja en Coalición Canaria. Con algún concejal aquí y allá en Tenerife, solo en La Palma NC ha conseguido una minúscula implantación y Rodríguez ha intentado mantenerla colocando a sus palmeros –doblemente palmeros -- en su órbita gubernamental, como Miguel Ángel Pulido, tan ricamente atornillado en una hueca dirección general de la Vicepresidencia del Gobierno. Las señales, sin embargo, son preocupantes. La sede de NC en Santa Cruz de La Palma permanece cerrada. Está situada sobre un bar, Limón y Menta, establecimiento modernuqui cuando se abrió a mediados de los años ochenta del pasado siglo. Es muy posible que Limón y Menta sobreviva a Nueva Canarias. Merecidamente.


    Político avezado, inteligente e intuitivo, Rodríguez no puede ignorar que las posibilidades de la señora Padrón en la cita electoral del próximo mayo son nulas. Como las de sus candidatos en La Laguna, en Los Llanos o en el Cabildo de Tenerife. Algunos podrían pensar que este denodado esfuerzo – y ojo, las perras que exige – no está destinado a sacar a NC del gueto electoral grancanario, sino a erosionar -- siquiera mínimamente -- los apoyos a Coalición Canaria. Y no están equivocados.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario