PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La patita por debajo de la puerta...

 Santiago Negrín Dorta

 

El dicho es ya de por sí feo de oír: “Cuando estamos jodidos siempre hay alguien que viene a tocar los “trillos” (o los “webs” …) más aún”. No había otro momento, sino ahora, con líneas aéreas cancelando vuelos a Canarias, levantando la cabeza con las conexiones entre islas, y pidiendo agua por señas con las frecuencias y vuelos a Península.

 

Otra vez...a por el descuento

 

Tenía que ser ahora. Una panda de “toletes pensantes”, de una cosa llamada Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (que depende del Estado), ha propuesto sustituir el descuento del 75% en los vuelos por uno fijo para contener los precios, abriendo la puerta (no les quepa la menor duda) a una futura reducción del porcentaje. Supongo que el bueno del Presi Ángel Víctor, se habrá tirado de los pelos. Otro follón con Madrid.

 

Ya me tocó los “pirindolos” cuando escuché que, por qué tenía el Estado que defender con tanto ahínco a Canarias con el tema del turismo británico, y no al resto de España. Y ahora vuelven otra vez con una posible reducción del descuento de viajes a residentes. ¿Saben aquello de “enseñar la patita por debajo de la puerta”? pues eso es lo que están haciendo, mandando el aviso de que quieren quitarnos parte del dinero. Ni más ni menos

 

Y además lo venden con la demagogia barata y ramplona de que es para una distribución más igualitaria de las ayudas según la renta. O sea, que volvemos con el recadito “Robin Hood”, de quitarle a los ricos (que viajan mucho), para darle a los pobres (que viajan poco). O sea, que las rentas altas no viajan por trabajo, ni para producir...Hay que castigar a los profesionales, empresarios, a toda esa “chusma” rica que vive genial. Les quitamos el descuento, vamos con el dinero a casa del pobre, y se lo damos en mano...

 

 

Mensaje para esas mentes diarreicas que viven instaladas cómodamente en la taza del váter: el descuento en viajes a residentes está en nuestro Fuero, no se toca, es nuestro derecho. Ni que viajen los más ricos, ni que viajen los más pobres, ni que viaje Tato “el Coneja” (que no viaja nunca) o la familia cuchufleta. En RENFE, ¿se paga según la renta? No. Pues por eso lo tenemos, porque vivimos a 2000 km del territorio peninsular y somos españoles de pleno derecho. Con rentas más altas o más bajas, tenemos los mismos derechos. Lo dicho, ojo que viene el lobo, el que enseña la patita por debajo de la puerta....

Comentarios (0)  



Escribir un comentario