PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Pide ayuda cuando la necesites

 

Por Andrés Martinón

 

  • Lancelot Digital
  • Cedida
  •  

     

    En El Padrino una de las escenas clave de la película es cuando Don Corleone ha sufrido un ataque casi mortal pero que logra esquivar. Su precario estado de salud obliga a su hijo Michael a tomar las riendas de una organización muy debilitada. Tras haber sido traicionado por uno de sus máximos colaboradores y no conocer en ese momento su identidad, Don Vito le dice a su hijo: “Aquel de nuestros colaboradores que te venga a ofrecer un pacto con las otras familias, ése será el traidor”. Lo dejamos por aquí y luego retomamos.

     

    “¿Por qué a veces nos cuesta pedir que nos echen una mano cuando verdaderamente estás necesitado?”

     

    El otro día leía en un chat de primos un post que se titulaba las 50 Reglas de Oro para la Vida. Fui leyendo y la verdad es que había algunas simpáticas, tipo “Nunca rechaces una pastilla de menta, las razones son obvias”, había otras medio cursis como “Canta en la ducha”, otras previsibles como “Cuida tu salud”, pero de repente, me detuve en la regla número 26, que decía “Pide ayuda cuando la necesites”. Me hizo reflexionar. ¿Por qué a veces nos cuesta pedir que nos echen una mano cuando verdaderamente estás necesitado?

     

    Supongo que muchas veces uno no pide ayuda por orgullo, por no mostrar debilidades; por creer que puedes poner en compromiso a quien acudes. Pero lo que sí me parece que tiene profundidad de esta regla, es que hay momentos en la vida en los que tienes que acudir a alguien para que te ayude a salir de esa situación que no se controla.

     

    “En situaciones vitales de dificultad, uno debe pedir ayuda y lo hará a esas personas que realmente son importantes en su vida”

     

    Y a donde quiero ir a parar es que en situaciones vitales de dificultad, uno debe pedir ayuda y lo hará a esas personas que realmente son importantes en su vida; Ese favor que te puedan hacer llegará de alguien que realmente entenderá tú situación y tú necesidad. Y ahí no hay que tener ni pudor ni reparo. Tu familia o tus amigos son los que están para cuando realmente se necesitan.

     

    Retomo la parte inicial y es que si Don Corleone analizara estas 50 Reglas de Oro de la Vida estoy seguro de que le diría a su hijo Michael algo así: “Pide ayuda cuando la necesites y ese quien te ayude, estará en la lista de las personas más importante de tu vida”.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario