PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Septiembre huele a vendimia y suena a buena música

Mar Arias Couce

 

Se me acaba el verano y me pongo tristona. No hay nada que más me guste que la llegada del mes de junio y las promesas de días largos y luminosos, buen tiempo y noches de música en La Geria. No me gusta el invierno, ni siquiera en Canarias donde es mucho más ligero y soportable. Pero todavía nos queda septiembre, con su vendimia, sus días de playa, su vuelta al cole, la ausencia, por fin, de viento y su Arrecife en Vivo. Por que sí, toca sacar pecho por los buenos festivales de música que tenemos, y cruzar los dedos para que sigan creciendo y tengamos aún más y de tanta calidad como estos dos.

 

Este verano tuve la suerte de estar en el Sonorama, en la Ribera del Duero, y me sorprendió para bien la cantidad de gente que me preguntó por ‘Sonidos Líquidos’, y también por ‘Arrecife en Vivo’. Querían saber, aquellos a los que conocí de diferentes partes del país, si realmente era tan bonito escuchar música bajo la noche estrellada (si hay suerte) de La Geria, y se les hacía evidente que se me caía la baba contándoles lo bonito que en efecto era. Estoy segura de que más de uno, se viene este año. Otros, ya los conocían y aseguraban que intentarían volver.

 

A veces no le damos la importancia que tienen este tipo de eventos, organizados por empresarios privados con algún apoyo institucional, claro está. Pero lo tienen. Se nos llena la boca cuando hablamos de destinos Premium, pero lo fundamental, al margen de una buena oferta alojativa y de restauración, y unas buenas infraestructuras, es contar con alternativas de ocio, ya sean deportivas, gastronómicas o culturales. En el siglo XXI la cultura mueve la economía.

 

Me encantó en Aranda del Duero, una población de 30.000 personas que llegan a 150.000 en los días en que se celebra el festival, ver cómo todos los vecinos se volcaban con la gente. Saben lógicamente que en esos días su economía crece lo que no alcanza a crecer el resto del año. Son conscientes de que muchos de los que van, vamos, unos días a escuchar música, volverán con el resto de la familia a visitar la zona y sus alrededores, a comer lechazo y recorrer sus bodegas. Ese poder tiene la música. Aquí también.

 

En estos días los chicos de ‘Arrecife en vivo’ cuentan en las redes sociales cómo muchos de los seguidores del festival se ponen en contacto con ellos y les cuentan su magnífica experiencia durante las cuatro semanas que dura. Gallegos, andaluces, vascos o madrileños que han llegado a la isla de la mano de la música y se han enamorado de ella.

 

Apostar por la cultura es dotar a Lanzarote de un atractivo más. Debemos tener claro que el futuro ya está aquí y esto es lo que demandan muchos de nuestros turistas. Así que ahí les dejo un buen motivo para no estar tristes porque acaba el verano y disfrutar del mes de septiembre y del de octubre, en nuestras playas y siguiendo por las calles el enorme dedo de nuestro Elvis particular, el gran Bully de concierto en concierto. A mí no se me ocurre un plan mejor.

Comentarios (0)