PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Todo por la cultura

 

Las artes escénicas y visuales, la música, el cine, el circo y la literatura de Lanzarote ponen en marcha una plataforma de trabajo innovadora para unir fuerzas

 

  • Lancelot Digital
  • Jesús Betancort
  •  

     

    -¿Cómo surgen estos grupos de trabajo?

    -Elena Zabalza (Asociación Ars Magna): A causa de la incertidumbre vivida en esta última etapa, hace algunas semanas nos reunimos varias organizaciones del sector cultural para ver si existía alguna forma de apoyarnos. Enseguida comprendimos que había muchos temas en los que podíamos hacerlo, y que sería interesante contar con otros proyectos, colectivos, asociaciones o empresas para ampliar ese campo de colaboración.

     

    -¿Qué asociaciones, empresas y artistas la integran?

    -Lolo Díaz Betancort (Asociación Guayota): La integran grupos diversos, desde organizaciones que forman parte del tejido asociativo de la isla hasta proyectos y eventos que desde Lanzarote han adquirido un gran reconocimiento nacional e internacional. También forman parte de estas reuniones sectores diversos de la cultura: gente de las artes escénicas, de la fotografía, de las artes visuales, del circo, del cine, de la edición de libros.

     

    -¿Cómo funciona?

    -Semi Gil (H Smith): El funcionamiento es innovador. Se trata de un sistema de apoyo mutuo y de colaboración. No tenemos constancia de que algo así se haya dado antes en el sector cultural, tanto a nivel insular como estatal, por su carácter interdisciplinar. Lo que hacemos es coordinar reuniones y mesas de trabajo en las que los grupos, colectivos, asociaciones o empresas se dan ideas y se prestan apoyo material y logístico.

    -Elena Zabalza: La idea es que, en vez de preocuparnos sólo por nuestros propios proyectos, nos juntemos para pensar también sobre los proyectos de los demás. Compartimos ideas, posibilidades de gestión y formas de organización. Cuando alguien ve tus problemas desde fuera te aporta perspectivas que tú no veías, te propone posibilidades que eras incapaz de concebir. Es algo extraordinario. Sólo se basa en compartir sin miedo tus ideas, tus recursos y tu experiencia. Creemos que de ese modo toda la cultura de Lanzarote crece y se hace más fuerte. Cuanto mejor funcionen los proyectos culturales, más sólida seguirá siendo la imagen de Lanzarote como isla cultural.

     

    -La pandemia ha sido, sin duda, un azote para la cultura en todo el país, ¿cómo ha afectado aquí en la isla?

    -Germán Barrios (Compañía Actúa): La cultura ha sufrido mucho. Diferentes normativas han impedido o dificultado la realización de actos y eventos que se podrían haber desarrollado con total seguridad. No obstante, en las últimas semanas hemos observado cierta voluntad de cambiar las cosas por parte de las administraciones. Tenemos una gran confianza en que esa voluntad se convierta en hechos, tanto a nivel insular como estatal. 

     

    -¿Cómo se seguirán desarrollando proyectos culturales pese al covid-19?

    -Semi Gil: La cultura ha sido ejemplar desde el inicio de la pandemia en lo que a seguridad se refiere. Los conciertos, las exposiciones, los festivales o las obras de teatro, se han llevado a cabo de manera rigurosa. No debemos olvidar que el sector de la cultura está habituado a trabajar siempre con planes de seguridad. De modo que es factible realizar eventos sin que exista ningún peligro.

    En cualquier caso, si las circunstancias exigen normativas que impidan los encuentros, demostraremos una vez más que la cultura trabaja siempre con la imaginación para estar al lado de la sociedad. Estamos generando modos de trabajar en los que lo digital, el espacio público abierto y los entornos naturales adquieren relevancia.

     

    -El público de Lanzarote, ¿es consumidor habitual de cultura?

    Lolo Díaz Betancort: La cultura en Lanzarote es diversa y existen muchos tipos de público que nos empuja a innovar constantemente con las propuestas que llevamos a cabo. Mucha gente joven y mayor disfruta del circo, del teatro o del cine, asiste a conferencias o a grandes y pequeños conciertos. Indudablemente la cultura está en la raíz de la identidad de nuestra isla.

    Germán Barrios: La gente de Lanzarote tiene muy claro que la cultura ha sido uno de los grandes motores económicos de esta isla y la que le ha dado su identidad única a nivel global. La gente está orgullosa de su pasado y de su singularidad cultural formada gracias al trabajo de un artista universal como César Manrique, pero también de directores de cine que grabaron aquí sus películas, como Werner Herzog, de fotógrafos como Aquiles Heitz, de escritores como Agustín Espinosa o de artistas más contemporáneas como Carmela García. Lanzarote es esencialmente una isla en la que se fusionan naturaleza y cultura.

     

    -¿Cómo creen que se adaptará a esta idea novedosa?

    -Semi Gil: Hemos recibido muchísimos mensajes de apoyo y de alegría en las últimas semanas, tanto del sector cultural como del empresarial o el deportivo. Este tipo de iniciativas impulsan la imagen de nuestra isla y crean un entorno social saludable para el desarrollo de nuevas actividades. También hemos recibido mensajes de otros lugares, preguntándonos cómo lo estamos haciendo.  Si le sacamos todo el partido a esta idea podría reproducirse en otros contextos a nivel insular, nacional o internacional.

    Lolo Díaz Betancort: La cultura tiene que  ser uno de los grandes motores que impulsen la recuperación económica de Lanzarote. Para eso hace falta coordinar a los diferentes sectores y trazar estrategias claras. Desde hace décadas numerosas investigaciones han señalado que existe una relación directa entre educación, cultura y turismo de calidad.

     

    -A nivel nacional, la cultura ha sufrido un bache de dimensiones inconmensurables, ¿se podrá salir de esta? ¿Toca reinventarse como en otros muchos sectores?

    -Germán Barrios: Es indudable que la pandemia va a modificar muchas cosas, y la cultura también tendrá que generar cambios. No obstante, lo que la cultura no puede hacer es adaptarse a la nueva situación y no recibir la consideración que reciben otros sectores productivos para su preservación. No se debería olvidar nunca que muchos otros sectores dependen en gran medida del buen funcionamiento del sector cultural: la hostelería, asesorías laborales y fiscales, contables, empresas de transporte y catering, empresas de seguridad, limpieza e ingeniería, y un largo etcétera. La cultura no son sólo los actores y las actrices que están en el escenario, son los centenares o miles de personas que están detrás. 

     

    -Paradójicamente, la cultura nos ha permitido soportar el encierro. ¿Creen que ha quedado claro que todos necesitamos cultura en nuestro día a día y que esto debería valorarse más a la hora de recibir ayudas e impulsos económicos?

    -Elena Zabalza: La cultura ha sido sumamente generosa durante todo el confinamiento. Se liberaron libros, películas o representaciones de circo y teatro  para que la gente pudiese disfrutarlas en casa de forma gratuita. Se dio acceso a festivales online y se subastaron obras de arte con fines benéficos. La gente ha sido muy consciente de esa generosidad de la cultura. Ahora es el momento de que las personas que están en las instituciones trabajen junto a los agentes culturales para conseguir grandes cosas para el futuro.

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario