PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Adiós al buen alcalde 

 

  • Lancelot Digital
  • Jesús Betancort
  •  

    Se fue antes de lo que se esperaba. Sobre todo, antes de lo que debía. Alexis Tejera, 39 años, alcalde de San Bartolomé desde 2019 comunicaba prácticamente hace un mes que sufría la temida Esclerosis Lateral Amiotrófica, Ela, una enfermedad de las neuronas en el cerebro que controla el movimiento de los músculos voluntarios. Se desconoce todavía, a pesar de que hace más de 140 años que se descubrió la enfermedad, las causas que la producen, sólo los estudios señalan que uno de cada 10 casos de Ela son por un defecto genético.  En general, las estadísticas hablan de que se producen 5 casos de Ela por cada 100.000 habitantes en el mundo. Hoy, tras la decisión de acudir a la sedación para  no seguir sufriendo inútilmente, ante las complicaciones sufridas en su estado de salud en los últimos días, fallecía en el Hospital Molina Orosa, junto a su mujer, el arrope de su familiares más cercanos y sus amigos, que no eran pocos. 

     

     

     

    Desde el viernes la noticia de su decisión ya se conocía en los ambientes más cercanos a los familiares y corrió como la pólvora. La bondad de esta persona, que la demostró siempre en su corta pero fructífera vida, le hizo donar sus órganos para que otros corrieran mejor suerte que él. Seguramente, le hubiera gustado saber si con sus órganos otras personas ganaron en calidad de vida o salvaron vidas o si la ciencia puede saber más de esta enfermedad tan cruda. 

     

     

    Alexis Tejera marcó las directrices para hacer realidad el nuevo San Bartolomé, tras conseguir, después de muchos años, una mayoría absoluta encabezando la lista del Psoe y cogiendo el testigo que le había dejado Dolores Corujo, hoy presidenta del Cabildo de Lanzarote, y antes Marcial Martín. Con un equipo de colaboradores que capitaneaba junto a Antonio Rocío, secretario general del Psoe de San Bartolomé, logró transmitir un proyecto de modernidad para uno de los municipios sin actividad turística de la isla y que suplía la falta de ingresos con la actividad que genera la zona industrial y comercial de Playa Honda y el propio Aeropuerto de Lanzarote 

     

     

    Pero Alexis era algo más que un alcalde de un pueblo de 20 mil habitantes. Tejera era para muchos socialistas la persona a sustituir a Dolores Corujo en el liderazgo del partido cuando la hoy presidenta decidiera dar un paso atrás. La persona que podía aunar las distintas familias y sensibilidades dentro del Psoe conejero, hoy desaparecidas en la práctica por la fortaleza de una dirección que ha impuesto sus criterios con mano dura para evitar veleidades que nunca saben cómo pueden acabar. Era Alexis la persona llamada a liderar un proyecto socialista distinto, no frentista, contrario al “guerracivilismo” que durante muchos años ha vivido esta isla y que ha cercenado tantos proyectos vitales y tantas iniciativas enriquecedoras. Hoy no sólo San Bartolomé pierde un alcalde. Lanzarote, también, pierde a una gran persona.