PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La idea del nuevo hospital, avanza

 

 

  • Lancelot Digital
  •  

    La clase política de Lanzarote parece que ya se ha convencido de la necesidad que tiene la isla de contar con un nuevo hospital general o, incluso, una nueva ciudad sanitaria moderna y adaptada a la isla de 2030. Al parecer, hasta la propia presidenta del Cabildo insular, Dolores Corujo, y su equipo, están analizando la situación para estudiar en qué zona se podría ubicar esta nueva y esperada zona sanitaria que vendría a sustituir al viejo hospital.

     

    Y es que, sería un gran acierto, si es así, de la presidenta darle prioridad a un asunto tan importante para la isla como éste. El actual hospital Doctor José Molina Orosa fue construido a finales de los Años Ochenta, hace por tanto más de treinta años, y aunque ha sufrido en este tiempo varias ampliaciones y reformas, se ha quedado pequeño y obsoleto. Además, su ubicación es inadecuada actualmente. Todo ello, al margen del buen equipamiento con el que cuenta y los magníficos profesionales que hay en la isla.

     

    Sería necesario reunir en una zona, situada a las afueras de Arrecife, tanto el hospital como todos los proyectos sanitarios o sociosanitarios. Una ciudad sanitaria prepara para ofrecer soluciones a la actual población de Lanzarote. No podemos seguir avanzando con la luz corta, dando siempre pequeños pasos que nos conduce al mismo sitio. No, ahora toca mirar hacia el futuro y ser ambiciosos para que cuando haya posibilidades económicas, estemos preparados para el futuro. Se trata de la mejor inversión que podría hacer la isla de cara a las próximas generaciones junto con el otro gran reto de mejorar el ciclo del agua.

     

    Y sí, hablamos de futuro, pero para hacerlo realidad es ahora cuando hay que empezar a trabajar, ubicando, en primer lugar, la zona en la que se situaría. Una vez elegida esta zona, es preciso modificar los planeamientos que sean necesarios y comenzar para que en cinco años, ya contemos con un proyecto redactado y, en menos de diez años, la isla pueda ya tener ese hospital.

     

    Si empezamos hoy, la nueva ciudad sanitaria será una realidad para los lanzaroteños, en un plazo razonable, si seguimos mareando la perdiz y nadie le pone el cascabel al gato no habrá hospital. Ya sabemos cómo son los trámites burocráticos que lleva la obra pública. Ideas que se plasman hoy no terminan siendo realidad hasta 20 años después. Por eso, pico y pala, y a construir la nueva ciudad sanitaria de Lanzarote.  Esperemos que no sólo sea un rumor.