PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Lanzarote sostenible: teoría versus realidad

 

  • Lancelot Digital
  •  

    Que la realidad no estropee un buen argumento. Eso parece que le está pasando al Cabildo de Lanzarote que anunciaba recientemente su intención de convertirse en el primer destino a nivel mundial en incorporarse a la Plataforma de Objetivos de Desarrollo Sostenible 'Biosphere Sustainable'. Se trata según señalaba su propia presidenta, Dolores Corujo, de una herramienta que ofrece respuestas útiles para profundizar en un modelo de desarrollo turístico sostenible. Un fin muy loable, sin lugar a dudas.

     

    Lo cierto es que no es la primera vez que el Cabildo de Corujo anuncia la intención de avanzar hacia un modelo de turismo sostenible, o más bien, no es la primera vez que teoriza sobre dicha necesidad. Lo cierto es que mientras Lanzarote forma parte de congresos, iniciativas, ponencias y proyectos sobre esa deseada sostenibilidad, los hechos no avanzan en el mismo sentido. No avanzan en ningún sentido.

     

    Lanzarote no permite la puesta en marcha de nuevas centrales eólicas, ni solares. Es más, hace apenas unos meses se recurría la autorización de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias de instalar un parque eólico de 6 MW en Teguise porque comprometía el planeamiento urbanístico, algo que ponía en tela de juicio la política de energías alternativas por la que, teóricamente, aboga Lanzarote desde hace años.

     

    Lo cierto es que hace mucho tiempo que se hace evidente que la falta de un Plan Especial de Energías Alternativas provoca, no solo inseguridad jurídica en los inversores privados y públicos, sino que ralentiza además la introducción necesaria de energías renovables en la isla.

     

    Corujo lo sabe, pero eso no es inconveniente para seguir hablando del tema. En abril, el Cabildo se reunía con los siete ayuntamientos de la isla para dialogar sobre la coordinación institucional en materia de energía y movilidad eléctrica. Tres años después de llegar al gobierno, el objetivo a corto plazo es reunirse para seguir hablando de cómo avanzar en esta materia.

     

    También nos llenamos la boca hablando de sostenibilidad y no hay problema para generar un problema económico a empresas y particulares lanzaroteños prohibiendo un rally, que había solicitado los permisos con tiempo, apenas unas horas antes del inicio del mismo. Sin embargo, el que los buggies pasen por esos mismos lugares que supuestamente deben ser protegidos por estar en época de nidificación, no es un problema.

     

    Tal vez, todo el modelo teórico desarrollado por el grupo de gobierno del Cabildo se está empezando a dar de bruces con la realidad, que es terca y se empeña en demostrarnos a diario que la voluntad es muy buena, pero no hay un solo hecho que la respalde. Tal vez, y solo tal vez, va siendo el momento de exigir hechos que apoyen y mantengan en pie esa bandera siempre aireada del medioambiente y la sostenibilidad.