PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Chefs de Tenerife y Gran Canaria preocupados por el turismo y la hostelería

Cuatro reconocidos cocineros de las islas capitalinas, explican cómo creen que será el escenario al que se enfrentará la hostelería cuando este confinamiento acabe y puedan reabrir

 

  • Fernando Núñez
  • Fernando Núñez
  •  

    Hemos seleccionado cuatro videos de los que ya hemos publicado en Lancelot Digital. De cada uno de ellos destacamos las frases que nos han parecido mas idóneas e interesantes como aportación a los demás compañeros de profesión.

     

     

    Braulio Rodríguez. Majuga, Gran Canaria

     

    En Majuga lo que estamos haciendo es reparto a domicilio porque hay que seguir remando hacia adelante. Ya llevamos unas cuantas semanas, tenemos los gastos fijos que llegan cada final de mes, luz, agua, impuestos y hay que hacerles frente.

     

    Estamos contentos por la aceptación que ha tenido entre el público el nuevo formato gastronómico de entrega a domicilio, una carta creada especialmente para hacérsela llegar como si lo sirviésemos aquí, en el restaurante.

     

    Un aspecto importante que hemos pensado y cuidado especialmente ha sido que la comida en tu casa la entregue personalmente José Luis, la persona que les recibe a diario en el restaurante, la otra cara del negocio. Es importante que nos asocien personalmente a quienes estamos relacionados directamente con Majuga. De esta manera les podemos explicar de viva voz el menú, darles recomendaciones de cómo regenerarlo, servirlo y sobre el emplatado final. Queremos dar las gracias a todas estas personas que en estos momentos tan complicados están confiando en nosotros.

     

    A todos los compañeros decirles que esto es otra etapa de nuestra vida. La tenemos que afrontar con mucha fuerza en la hostelería ya que es lo que hay por el momento. 

     

    Les mando a todos un gran abrazo y cualquier cosa que esté en nuestras manos para ayudar en lo posible al resto de las islas también. Necesitamos unión y seguir luchando por nuestra profesión, que es lo que nos gusta.

     

     

    Braulio Simancas. El Silbo Gomero, Tenerife

     

    Esto nos ha hecho también reflexionar a los que estamos en este sector. Normalmente   tenemos unas jornadas muy largas y en cierto modo nos olvidamos de la familia. A mi me ha hecho descubrir, más si cabe a mi pareja, mi mujer, pero sobre todo a mi hijo, que quizás no conocía como debería. Con sólo cinco años, me ha hecho vivir momentos que no había sentido anteriormente. Seguro que los echaré mucho más de menos que anteriormente.

     

    También me ha dado tiempo para pensar y sobre todo descansar, no sólo físicamente sino psicológicamente. Prepararme en todos los sentidos para ser también mejor cocinero en el futuro y reflexionar sobre todo lo que estamos haciendo.

     

    Lo negativo en mi caso como cocinero y pequeño empresario es que hemos dejado de facturar. Eso por un lado me hace también ser más creativo, buscar el lado positivo y en un futuro poder remontar nuevamente, con más fuerza si cabe.

     

    Los que nos dedicamos a este oficio somos unos luchadores, muy trabajadores, con una gran capacidad para resolver problemas a diario. Esto es un bache en el camino, pasará un tiempo, buscaremos nuevos modelos de negocio ante lo que suceda, nos adaptaremos y volveremos a la normalidad.

     

     

    Omar Páez, cocinero y fundador de la charcutería marina d´cuac. Tenerife

     

    Gran parte de mi familia son pescadores, barqueros y gente de mar. En este sentido aprendes que hay momentos en la vida en los que toca remar y otros en los que toca nadar. Cada uno está capacitado para elegir y saber en que momento se encuentra.

     

    Yo mismo, tenía un proyecto en marcha, tres días antes de la cuarentena me llegó un papel con la aprobación del registro de la marca, pero como todo, se ha parado tendré que esperar.

     

    Soy bastante optimista, soy de los que cree que el tren pasa dos veces en la vida mínimo. Ahora tendremos que adaptarnos, estar preparados para la vuelta. Puede ser el momento de desechar cosas en nuestras vidas que sobraban y centrarnos. Es un momento propicio para la innovación, la creatividad.

     

    No se que va a pasar con la restauración, con la alta cocina, pero lo que si estoy seguro es que va a llegar el momento en el que tendremos que tirar mucho de nuestro producto. Nosotros ya lo estábamos haciendo hace unos años en nuestro restaurante, incluso había comenzado a trabajar con un libro de recetas de mi bisabuela del año 1912, ya estábamos haciendo cocina solamente de Garachico.

     

    Es el momento de valorar lo que se está haciendo aquí. Nuestra verdadera mise en place no comienza en la cocina, sino con los pescadores, los agricultores, los artesanos. Sólo damos continuidad a esa economía circular que de alguna manera tiene que volver a través del consumo y promoción de nuestros propios productos.

     

     

     

    Marcos Tavío. Aborigen, Tenerife

     

    Quiero enviar un mensaje de positividad a todos. Las personas nos adaptamos a todo, sabemos salir de cualquier bache, sacamos la mejor versión de nosotros mismos y seguramente en estos momentos lo hagamos como lo hemos hecho siempre en Canarias. No nos olvidemos que nuestros antepasados lo tuvieron bastante peor.

     

    Debemos ser realistas, sabemos que vienen momentos de “economía de guerra”. Tenemos que ahorrar, tener una mejor gestión y administración de nuestros negocios. Pasar estos meses en lo que se nos permita, a través de cualquier otra forma de activar los restaurantes hasta que vuelva el turismo.

     

    Yo saldré de esta como siempre, con creatividad. He ideado un formato de negocio para poder sobrevivir hasta que ya pueda abrir al público, es un delivery pero con una idea diferente. Voy a intentar llevar mi experiencia gastronómica “ Emotium”, a las casas de las personas que no pueden o no van a querer ir a los restaurantes, incluso cuando ya estemos abiertos.

     

    Me gustaría que supiéramos aprovechar la oportunidad que nos da este desastre para darnos cuenta de lo que hacíamos mal, quizás no para arreglarlo sobre la marcha, porque va a ser muy precipitado, pero si con visión de un futuro próximo. En Canarias tenemos más cosas interesantes que el sol y el ocio. Seamos capaces de crear industrias y desarrollar otros sectores que nos podrían sacar de este agujero. Canarias se puede vender también con otros tipos de formatos.