PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Quesería El Faro: unión y solidaridad entre los productores de Lanzarote  

 

La isla cuenta con 15 queserías artesanales, un número reducido, pero su fama no sólo está presente dentro de su territorio, sino que sus quesos cruzan el Atlántico y son reconocidos a nivel mundial

 

 

  • Fernando Núñez
  • Valles estudio creativo
  •  

    El queso y el vino son dos de los productos más característicos de la gastronomía canaria. El archipiélago lidera el consumo de queso a nivel nacional situándose más cerca de la media francesa que de la española. El queso lanzaroteño ha formado parte importante de la cultura y tradición insular. Lanzarote lleva elaborando este alimento desde tiempos remotos.  La isla cuenta con 15 queserías artesanales, un número reducido, pero su fama no sólo está presente dentro de su territorio, sino que sus quesos cruzan el Atlántico y son reconocidos a nivel mundial, como así lo acreditan los numerosos premios y reconocimientos obtenidos en los últimos años en el World Cheese Awards.

     

     

    Hace más de 45 años que la Quesería El Faro elaboró su primer queso de cabra. Don Santiago Hernández Machín y su esposa Dña. Dolores Camacho Saavedra, naturales de la Villa de Teguise, elaboraban el queso de forma artesanal, con leche fresca recién ordeñada de sus propias cabras, cuajo de cabrito y sus propias manos como herramientas.

     

     

    Desde hace tres años, la Familia Viña Melián, se hizo cargo de la quesería y al frente de la misma los hermanos Luis y Omar. De padre conejero y madre palmera, por las diferentes guerras y la crisis de los años 50, tuvieron que emigrar como muchos otros canarios en busca de trabajo y fortuna, en su caso a Venezuela. Allí, se conocieron en un pequeño pueblo llamado “El Sombrero” y formaron una familia. Su padre por motivos familiares iba y venía a Lanzarote. Por aquel entonces la Quesería El Faro era una de las más antiguas de la isla, y donde siempre compraba los quesos de regreso a Venezuela. Era una tradición en todos sus viajes volver a Venezuela con quesos de El Faro.

     

    Allí, siempre se ha dedicaron a la agricultura - tomate, pimentón- y al tabaco. “Siempre nos hemos dedicado al sector primario, a mi hermano y a mí, nos han gustado los animales, nos hemos criado en el campo. Allí hicimos nuestra graduación, Luis como economista y yo en veterinaria. Por la situación en la que se encuentra Venezuela, decidimos regresar a Lanzarote”. Omar sigue relatando, “tenemos en Lanzarote un pequeño complejo turístico desde hace más de veinte años. Estábamos buscando en qué invertir y apareció la oportunidad. La quesería El Faro era de muchos hermanos, todos ya muy mayores y decidieron vender. Nosotros estábamos realmente interesados e ilusionados, cumplía con nuestras expectativas. La ubicación era perfecta, tanto por la parte ganadera de la quesería como la turística por su situación”

     

    Observaron que el principal problema era la falta de un relevo generacional en el sector, lo que les incentivó a querer rescatarlo. Comenzaron vinculando en su proyecto medioambiental y económico-sostenible a nueve ganaderos, iniciando un programa de asesoramiento técnico y veterinario. Actualmente, se puede constatar que todos han ido creciendo de forma paulatina en cuanto a la obtención de leche y mejoramiento del ganado.

     

    También han incrementado su producción con mejoras, tanto en el obrador como en la granja, aportando las últimas tecnologias en los diferentes procesos de elaboración, pero siempre sin renunciar a su marcado carácter tradicional y artesanal que los caracteriza.

     

     

    Algo que han tenido muy en cuenta al adquirir El Faro, ha sido mantener a los empleados que estaban en el momento de la compra. La maestra quesera que lleva 16 años al frente de la quesería, que a su vez aprendió de la anterior que estuvo 30 años, y esta a su vez aprendió de la señora Dolores, que fue la fundadora. Desde el primer día se propusieron mantener una máxima honestidad en su trabajo: misma receta-sabor-calidad.

     

    AQUAL

    El sector quesero está unido en la isla bajo las siglas de AQUAl, - Asociación de queserías artesanales de Lanzarote. Saborea Lanzarote ha influido decisivamente en apoyar la unión de las queserías de la isla, ya que entienden que el sector primario en Lanzarote debe ir unido y promocionarse junto con la gastronomía y el turismo gastronómico. Este eje transversal es el que debe cohesionar, potenciar y dar estabilidad a los principales sectores estratégicos que actúan como motores económicos de la isla. Omar Viña es el actual presidente y transmite palabras de aliento a sus compañeros,” si nosotros vamos juntos de la mano, podemos gestionar la compra de materias primas a mejores precios, podemos comercializar y promocionar mucho mejor como conjunto y llegar a acuerdos con clientes, grandes superficies y con las instituciones. Podemos tener diferentes modos de pensar, pero si a la hora de actuar vamos juntos siempre será mejor”.

     

    NAVIDAD

    Este ha sido un año atípico, hemos vivido experiencias que la gran mayoría de notros no las hubiéramos imaginado en nuestra peor pesadilla. Pero finalmente llegamos a diciembre, semanas de Adviento que anteceden a la Navidad, con la esperanza puesta en el 2021. Quesería el Faro ha preparado tres lotes de cestas de Navidad para que podamos enviar a nuestros familiares y amigos, además de nuestros mejores deseos, una pequeña porción de Lanzarote en cada una de ellas, representada por sus mejores embajadores: quesos, vinos, mojo, mermeladas, etc. Simbolizan la unión y la solidaridad entre los productores de la isla por defender lo suyo, lo nuestro, en definitiva, lo de todos, el producto local.