PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Alerta por el derrame de mercancías peligrosas en la carretera de Tahíche

El Gobierno de Canarias ha declarado zona de alarma por el vertido de hidrocloruro de aluminio, muy peligroso para las personas 

 

 

 

  • Lancelot Digital
  •  

    El Gobierno de Canarias ha declarado zona de alerta por el vertido de hidrocloruro de aluminio, por ser un elemento muy peligroso para las personas. La carretera sigue cortada al tráfico desde las 9.30 horas de la mañana. 


    La carretera de Arrecife Tahíche, a la altura de la primera rotonda en dirección a Teguise, y hasta la llamada rotonda de la Fundación César Manrique, seguía a las 12 horas de la mañana cerrada al tráfico en ambas direcciones al estar embadurnado parte del asfaltado de un líquido peligroso dado su alto poder corrosivo. Sobre las nueve y media de esta mañana, un camión de transporte de residuos derramó accidentalmente policloruro de aluminio.

     

    A la Guardia Civil no le ha que dado más remedio que “sellar” ese tramo de vía por precaución y para que los bomberos de Lanzarote pudieran hacer mejor sus tareas de limpieza.

     

    El bidón peligroso contenía unos mil litros de policloruro de aluminio que pudo caerse al no estar bien anclado cuando atravesaba la citada rotonda de Tahíche. El incidente ocurría a primera hora de la mañana, sobre las 9.30 y no se sabe cuando estará de nuevo activa. 

     

     

    Los bomberos han tenido que actuar rápidamente, echando arena al asfalto para ir secando la carretera aunque ahora se ha contratado por urgencia a una empresa especializada en la limpieza de residuos peligrosos, Martínez Cano, para terminar de quitar cualquier rastro del cloruro de aluminio. Líquido que se suele utilizar para limpiar tuberías y que es muy dañino para el ser humano. 

     

    Los coches están siendo desviados por Costa Teguise y por San Bartolomé para aquellos que vayan a Teguise o Haría, por lo que se recomienda, para no crear retenciones innecesarias, que se evite en lo posible intentar ir a esa zona hasta que no se abra la vía de nuevo al tráfico.

     

    Al parecer, el problema es que tras caer el bidón a la carretera y derramar el contenido, una tonelada de policloruro de aluminio, líquido altamente corrosivo, muchos coches expandieron por toda la rotonda y a la propia carretera, este elemento dañino, por lo que no quedó más remedio que cerrarla al tráfico.

     

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario