PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Nuevos movimientos ecologistas exigen el soterramiento de la LZ-2 en Playa Honda

 

La plataforma medioambiental Alcogida se manifiesta rotundamente en contra de la creación de una nueva autovía

 

  • Lancelot Digital
  •  

     

    La plataforma medioambiental ALCOGIDA ha emitido un comunicado en el que se muestra totalmente en contra de que el Gobierno de Canarias, con el visto bueno del Cabildo de Lanzarote, apuesten por construir una nueva autovía de ocho kilómetros, la cual nacería en el barrio capitalino de Argana y se prolongaría hasta el Aeropuerto César Manrique, circunvalando el polígono industrial de Playa Honda. Exigen por el contrario el soterramiento de la LZ-2 en Playa Honda.

     

    ALCOGIDA es una plataforma abierta de participación ciudadana. Esta plataforma engloba a diferentes colectivos conservacionistas de Lanzarote y a numerosas personas preocupadas por el deterioro medioambiental que ha sufrido la isla durante los últimos treinta años. “Apostamos de manera decidida y desde un punto de vista ético y racional por un modelo de desarrollo que ponga en el centro de atención la conservación del territorio en el que se desarrolla la vida y se sustentan los ecosistemas, ya que esta es la base que permite a la ciudadanía poder vivir en una isla ubicada en mitad del Atlántico sin olvidar que el paisaje es, sin duda alguna, uno de nuestros principales activos”.

     

    El principal motivo por el que la plataforma medioambiental se muestra en contra de esta decisión es que la nueva autovía arrasaría 346.000 metros cuadrados de suelo rústico protegido por su valor natural, zona de paso de jable, además de 35.930 metros cuadrados de suelo urbano, tanto en el municipio de San Bartolomé como en el de Arrecife. Solo el coste de las expropiaciones de los suelos ascendería a 17,4 millones de euros que sumados a los 75 millones que, supuestamente, costaría hacer la autovía, requeriría un gasto de más de 92 millones de dinero público.

     

    Por el contrario, la opción del soterramiento de la LZ-2 en Playa Honda, considerada viable en otro estudio encargado por el Gobierno de Canarias, no requiere ocupar ni un metro de suelo rústico y apenas un millar de metros cuadrados de suelo urbano, con un coste de expropiación de tan solo 367.000 euros. Ejecutar el proyecto del soterramiento de la autovía ya existente costaría menos de 60 millones.

     

    Otro de los argumentos por los que la plataforma ALCOGIDA se muestra en contra de la nueva autovía es que en el propio estudio del Gobierno de Canarias, al valorar las cuatro opciones de hacer una nueva autovía circunvalando Playa Honda, se afirma que la opción peor valorada ambientalmente es aquella por la que justamente están apostando el Gobierno de Canarias y  el Cabildo de Lanzarote, ya que, con diferencia, es la que mayor ocupación de territorio protegido requiere debido a su trazado. Además, la opción de la nueva autovía es la que mayores afecciones ocasionaría a la flora y la fauna del suelo rústico que se pretende ocupar.

     

    Los miembros de ALCOGIDA han organizado salidas al campo para recorrer el trazado por dónde iría la nueva autovía y han podido avistar diferentes especies protegidas como la hubara canaria, el alcaraván o el cuervo canario.

     

    Una de las premisas que figura en la valoración del Gobierno de Canarias sobre las diferentes opciones es que los aspectos relacionados con el medio ambiente deben ser prioritarios a la hora de seleccionar el proyecto, y así lo determina la Ley del suelo.

     

    Por último, la plataforma ALCOGIDA señala que la nueva circunvalación no solucionaría los problemas de acceso rodado a la localidad de Playa Honda, ni las dificultades de la conectividad, para peatones y bicicletas, entre la zona residencial y la zona comercial/industrial.

     

    Por todo ello, la plataforma ALCOGIDA no entiende cómo en junio de 2022 el propio estudio del Gobierno informara de que soterrar la autovía a su paso por Playa Honda era viable y la mejor opción económica y ambiental y, sin embargo, en enero de 2023, solo seis meses después, la Consejería de Obras Públicas del Gobierno de Canarias haya licitado por 1,6 millones de euros la realización del proyecto de la nueva autovía cuyo trazado se encuentra a unos cientos de metros de la ya existente sin debate público alguno y con un desprecio absoluto a la Ley y a la protección del territorio, que se pretende asfaltar, que le proporcionan el ordenamiento de los planeamientos de Arrecife, San Bartolomé y el vigente Plan Insular de Ordenación del Territorio.

     

    Solicitamos que se retire la oferta de licitación y se abra un periodo de debate público en el que puedan participar todos los ciudadanos y colectivos interesados.

    Comentarios (12)