PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El arte andaluz cautiva a Playa Blanca

 

Música, baile y gastronomía conjugan en el encuentro cultural sureño del fin de semana marcado por la alegría y la alta participación

 

  • Lancelot Digital
  •  

     

    La localidad turística de Playa Blanca vivió a lo grande un nuevo encuentro de expresiones artísticas y manifestación de sentimientos que une pueblos hermanos con total protagonismo este fin de semana para la rica cultura andaluza, que sedujo a decenas de vecinos y visitantes en la caseta de la Plaza del Carmen cautivados por actuaciones musicales, exhibiciones de baile y delicias gastronómicas, una fiesta caracterizada por la alegría y la alta participación.

     

    La Feria Andaluza abrió el sábado a medio día con una espléndida carta de pescaíto frito, cazón, salmorejo, flamenquines, pinchos, croquetas y otras exquisiteces de la tierra preparadas por Pablo Merino y David Bajo, dos artistas de la cocina de Playa Blanca que se fajaron sin descanso durante toda la Feria, como también lo hicieron las chicas y chicos del bar atendiendo la incesante demanda del clásico rebujito.

     

    Por la noche subió al tablao ‘Arrímate ar Queré’, grupo de juerga flamenca integrado por cuatro andaluces afincados en Lanzarote que encendieron la caseta capitaneados por un torbellino de cante y baile con nombre propio: Davinia Sin Mieo. La joven bailaora gaditana contagió de alegría la Feria dejando un fantástico sabor de boca. La asistencia bailó, cantó y divirtió de lo lindo y sin descanso hasta el final. El grupo flamenco Oripandó puso la guinda al primer día sureño con sabor andaluz.

     

    ‘Arrímate ar Queré’ abrió el programa de actuaciones del domingo caldeando la atmósfera. Luego, y apenas con tiempo para repostar con comida y bebidas, Playa Blanca disfrutó del espectáculo de la cantante Eva Aroca acompañada de Antonio de la Rosa, en la guitarra, y Rubén Martínez, en la percusión.

     

    El arte de estos tres talentos, que hacen el grupo Flamenco Fusión, mantuvo la alegría hasta la entrada en escena del Coro Rociero Al-Andalus: entre Alisios y Levante, nada menos que quince artitas que regalaron a Playa Blanca un repertorio espectacular jaleados por la carismática Lola Fernández.

     

    El Coro Rociero bajó el telón de la Feria al atardecer, pero como el público tenía ganas de más, un grupo de mujeres y hombres se quedaron en la Plaza confraternizando y cantando a capela.

     

    La Feria de Abril de Playa Blanca fue un punto de encuentro de la comunidad andaluza residente en Yaiza y Lanzarote que compartió con el municipio y la Isla su cultura y emociones, un bello espacio donde participaron andaluces de nacimiento y de corazón, nuevas y viejas generaciones, personas de distintas regiones de España y del mundo, un ejemplo de alegría colectiva alrededor de una cultura que todos hicieron suya.

     

    El alcalde de Yaiza, Óscar Noda, agradece públicamente al personal municipal y a todos los miembros de la comunidad andaluza que se entregaron en cuerpo y alma a la organización de la Feria, por supuesto, también, a residentes y visitantes que con su asistencia y alegría dieron un aprobado a la propuesta cultural sureña.

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario