PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

OPINIÓN. Judas en el Ayuntamiento

SI LE DIGO LE ENGAÑO. Por Miguel Ángel de León

La figura de Judas, el traidor, se ha paseado ya en varias ocasiones por el Ayuntamiento de Arrecife. Todos conocemos personajillos que interpretan a la perfección el papel del que vendió a Jesucristo por menos de treinta euros. Viven y se mueven entre nosotros. Te piden favores y cuanto más magnánimo o desinteresado seas con ellos primero te dan la puñalada sin decir ni agua va. Que tire la primera piedra el que no haya sufrido a uno de esos cachanchanes desalmados y desagradecidos hasta la náusea.
El tránsfuga se mira en el espejo y no ve nada. Y menos mal, porque no podría verse a la cara sin que ésta se le cayera de vergüenza. El tránsfuga es un fantasma. Un espectro que no tiene identidad propia. Es un vampiro de pacotilla con los colmillos rotos. Su futuro es vagar entre la nada. En caso de duda, recuérdese no más –un suponer- a aquel tránsfuga del PP que impidió que Loly Luzardo fuera o fuese la primera alcaldesa de Arrecife. Al mismo tiempo que cobraba lo que le pagaron por su traición se evaporó su futuro político. Ningún partido quiere recibir en sus filas a alguien que ha traicionado a otro. El que te la hace una vez te la hace mil, como es triste fama. Los tránsfugas (y tránsfugos) son desertores de la mínima decencia política, diga lo que quiera decir al respecto el cachondísimo Tribunal Constitucional, que también está bonito.
Del último episodio de transfuguismo protagonizado en la caos-pital de esta misma Lanzarote donde se dio el primer caso de la España dizque democrática (en Teguise, respaldado por el PIL antes de ser el PIL, en los albores políticos de Dimas Martín), lo peor no es tanto la traición a sus siglas y a sus votantes, si los tuviera o tuviese, de la concejal Amor Castañeyra (total, otra indisciplinada más de ese partido que inició el transfuguismo y lo sigue padeciendo en sus propias carnes), sino el indisimulado aplauso unánime a esa fea acción del mismo PSOE que sale a cada rato con el cuento hipócrita del Pacto Antitransfuguismo y mentiras similares.
Escuchar a gente joven del PSOE conejero expresar su alegría porque todo lo que sea malo para el grupo de gobierno municipal arrecifeño es bueno para el partido (a esto ha llevado la cerrazón espinista, siempre presta y dispuesta al regate en corto, al juego marrullero) demuestra, por si había alguna duda, que la juventud no es un valor mensurable por sí misma. Ver a la chiquillería psoecialista aplaudiendo hasta con las orejas este nuevo y vergonzoso episodio de transfuguismo es prueba palmaria de la degradación de ese partido/rajado, sin otro futuro que el sectarismo.
En una isla donde el transfuguismo es a la política lo mismito que la mala televisión a la idiocia colectiva, parece hasta lógico que hayamos tenido episodios de traición política para todos los gustos. En Teguise, en efecto, se dio el afamado pacto de las tuneras (primer caso registrado de transfuguismo en Canarias), y también en la vieja Villa se escenificó años después el no menos esperpéntico y bochornoso episodio en el que, justo a la hora de la toma de posesión de su acta como concejal del sustituto de Miguel Ángel Remedios como teórico nuevo edil del PP, va el flamante edil, de cuyo nombre no puedo ni quiero acordarme, y jura el cargo alegando que toma posesión del mismo como nuevo miembro de Asamblea Conejera, o nombrete similar. Con un par. Lorenzo Olarte se presentó a unas elecciones por un partido nacional (CDS) y, con las urnas todavía calientes, lo trocó en el nacionalista Centro Canario o similar. ¿La voluntad del elector? A freír chuchangas.
Comparto la idea de los que creen que el transfuguismo es la llaga o la principal asignatura pendiente de la todavía joven y cada día menos creíble democracia, pues viene a suponer la más clara burla al sistema político actual. Mientras tanto, los distintos y distantes partidos políticos se limitan a firmar periódicamente risibles pactos antitransfuguismo que cumplen hasta justo el momento que hay un tránsfuga presto y dispuesto a hacerles un favor en este ayuntamiento o en aquel cabildo.
Con ser grave el papel de la ex concejal del PIL, peor es el papelón del PSOE, aplaudiendo a manos llenas el enésimo episodio de transfuguismo. Delata qué dirigentes tienen aquí y que les importan un pimiento revenido las instituciones (no hablemos ya del entreguismo humillante del Diputado y del senador a AENA, para no hacernos mala sangre). Ser socialista hoy es muy fácil. Basta con decir y escribir “todos y todas” a cada paso y llamar facha a todo el que no está en la secta ni utiliza el infralenguaje de la misma. “Perdónalos, Señor, porque no saben lo que hacen…”.

Comentarios (0)  



Comentarios
# Coke 22-01-2011 14:38
Pasa eso porque los partidos dejan entrar a cualquiera. Le pasó al PIL cuando estaba en lo alto de la ola y está ocurriendo ahora con el PP, donde todas las semanas les llegan peticiones de nuevas afiliaciones y casi todas son de miembros de otros partidos. Le sugiero a Astrid que vigile bien a los que llegan buscando el oportunismo como otros lo hicieron con el PSOE. Esa gente es la que al final siempre te da la puñalada y se convierten en transfugas.
# Guest 22-01-2011 21:01
cuanta razón tienes.
# amor 23-01-2011 00:12
!Listas abiertas ya! Es la única forma de evitar el transfugismo.,..Los partido no quieren porque saben que pierden mangoneo que se traen ahora.....

Comments are now closed for this entry