PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Qué es la aboulomanía?

Moisés Suárez, director Centro Edén

 

Todas las personas en algún momento de su vida han tenido que enfrentarse a alguna decisión difícil. Antes de tomar una decisión surgen diferentes dudas, aparecen los nervios, no se sabe qué hacer, etc. Cuando esta indecisión comienza a afectar en la vida de la persona y a las relaciones interpersonales, llegándole a causar ansiedad, estrés e incluso depresión, es posible que se esté dando un caso de aboulomanía.

¿Qué es la aboulomanía?

 

La aboulomanía es un trastorno mental incapacitante, el cual afecta directamente a la voluntad de la persona y hace que se debilite generando una constante sensación de indecisión (sin saber que elegir en ningún momento).

 

Las personas que padecen aboulomanía no confían en sí mismas, suelen presentar bastantes problemas en sus relaciones, ya que el hecho de tomar cualquier decisión se puede convertir en una odisea, constándole elegir hasta las cosas más simples como un postre o una prenda de vestir. Esto genera en la persona altos niveles de estrés y angustia debido a que estos sentimientos y pensamientos de indecisión se convierten en obsesiones, interfiriendo en todas las actividades que vaya a realizar en cualquier momento del día.

 

También sienten la necesidad constante de sobreanalizar las decisiones que ya han tomado, las cuales califican en la mayoría de las veces de manera negativa. Si se mantiene en el tiempo, la sensación de incertidumbre y el análisis negativo constante se puede convertir en un trastorno obsesivo.

 

Síntomas de la aboulomania

 

Como se ha mencionado anteriormente, el síntoma principal de este trastorno es la completa incapacidad para tomar decisiones. Se trata de una incapacidad continua y constante donde se ve afectado todo lo que rodea a la persona.

 

Las ideas obsesivas, los pensamientos irracionales constantes y las rumiaciones con las decisiones que debe tomar son algunos de los síntomas que aparecen en una persona con aboulomanía. En este tipo de trastorno también aparecen sintomatologías cognitivas, emocionales y conductuales, como por ejemplo:

 

  1. Evitar la soledad
  2. Presentar problemas para expresar desacuerdos
  3. Tener miedo a ser desaprobados o criticados
  4. Evitar la finalización de una relación
  5. Evadir la adquisición de responsabilidades

 

¿Cuál es la causa de esta incapacidad para tomar decisiones?

 

Hoy en día no hay una causa concreta que determine la exactitud de este trastorno. Existen hipótesis que relacionan el origen de la aboulomanía con componentes biológicos y con el desarrollo psicológico de la persona capaces de influir en el trastorno.

Se considera la posibilidad de que la corteza prefrontal esté implicada, ya que esta área está asociada directamente con la toma consciente de decisiones. Esta base orgánica relacionada con algunos estilos sobreprotectores o autoritarios pueden ejercer un importante papel en el desenlace de este trastorno.

 

Las investigaciones plantean que los progenitores que hayan ejercido estilos de crianza en los que hayan predominado la sobreprotección y los comportamientos intrusivos pueden influenciar en la dependencia que generen en el futuro los infantes. Por lo tanto, si presentan una alta dependencia hacia sus progenitores es probable que desarrollen falta de voluntad y les cueste tomar decisiones pudiendo llegar a desarrollar un trastorno como la aboulomanía.

 

En los diferentes estudios que se han llevado a cabo, este trastorno se trata con mucha cautela especificando que las personas que lo sufren tienen que haber vivido diferentes experiencias negativas a lo largo de su vida para que el trastorno aparezca. Los desencadenantes de la aboulomanía pueden ser de rupturas, abandonos, situaciones de humillación que la persona las haya interpretado como traumáticas y que, por consiguiente, le hayan afectado en todos los ámbitos. Esto producirá innumerables dudas en las personas e incertidumbre, las cuales le van a impedir realizar cualquier tipo de actividad correctamente, mantener una vida independiente y/o asumir responsabilidades.

 

Tratamiento de la aboulomania

 

En primer lugar, el profesional debe realizar un diagnóstico para observar la sintomatología que presenta la persona. Al ser un trastorno mental que está asociado con la depresión y/o la ansiedad, lo recomendable sería preparar una sesión en la que se intervendrá con el fin de reducir los síntomas de preocupación, estrés, depresión o ansiedad que esté sufriendo la persona, para, posteriormente, tratar la aboulomanía.

 

En segundo lugar, la intervención se debe llevar a cabo dotando al paciente de herramientas que le ayuden a adquirir una mayor autonomía, así como a desarrollar habilidades de comunicación y habilidades sociales. En este caso, el entrenamiento en asertividad jugará un papel fundamental debido a que la persona será capaz de transmitir lo que siente y piensa de la mejor manera posible y, en su conjunto, se podrá trabajar la toma de decisiones, ya que será decisivo para la mejora del paciente.

 

Por último, es muy importante trabajar la autoestima debido a que, normalmente, suele tener una clara implicación en este trastorno. Al conseguir que la persona sea consciente de sí misma, de su valor, de sus habilidades, etc., se podrán identificar las inseguridades que posea, trabajarlas e ir fortaleciéndolas.

 

Comentarios (0)  



Escribir un comentario