PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Tórtolas sobre cabello

Andrea Bernal

 

 

Hay pájaros que vuelan en los pensamos. Son los llamados “pájaros en la cabeza” para indicar distracción, imaginación, abstracciones verticales y humanas…Y después se encuentra lo verdadero: las tórtolas sobre el cabello.

 

Las tórtolas anidan en veinte mil brotes de rojizos cabellos. Una maraña inmensa, cuidada en su desorden, lacia y ondulada a su vez.

 

Las tórtolas de nuestros cabellos son la verdad, representan la unión de opuestos, todo lo que vuela de nosotros mismos, es decir, todo lo que escapa, se nos escapa.

 

La alienación humana, el desdoblamiento, el dejar huir, es un hecho necesario para el hombre.

 

Quedarnos en nosotros mismos solo implica un secuestro, una vicisitud, formar parte de lo social, lo ordenado, lo establecido.

 

Salir de nosotros mismos es descubrir la verdad, es decir, lo imaginado. Lo real al fin y al cabo. Esto no es contradictorio.

 

Se trata de escoger los distintos disfraces del mundo y sus posibilidades ante el corsé siempre invisible que nos asientan los poderosos.

 

Ese corsé es quizá lo más difícil de quitar del hombre y solo la huida intelectual, la imaginación exacerbada, todo lo que sea salir, sumergirse, excavar, nadar, volar, como una tórtola, nos salva.

 

Por eso, coloquen si la ven, o inviten, a una tórtola a posarse en sus cabellos.

 

 

Comentarios (0)  



Escribir un comentario