PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

La endodoncia dental: tipos y beneficios para el paciente

Este tipo de tratamiento es una de las mejores y más eficaces soluciones para tratar un diente

 

  • Lancelot Digital


  • La endodoncia dental es un tratamiento por el cual se extrae la pulpa infectada de un diente. Esta pulpa es la que se encuentra en el centro del conducto del diente, un tejido rico en vasos y nervios. Tras la extracción, se desinfecta la cavidad de la raíz y se rellena con un material de sellado.

     

    Este tipo de tratamiento, también conocido como tratamiento de conductos, es una de las mejores y más eficaces soluciones para tratar un diente que se halla dañado. No en vano, la endodoncia es uno de los métodos más utilizados por cualquier dentista salamanca para retirar una parte o toda la pulpa de un diente.

     

    Tipos de endodoncia dental

     

    Dependiendo del número de conductos que tengan, las endodoncias se pueden subdividir en tres tipos diferentes:

    Endodoncia unirracular: un solo conducto (dientes premolares)
    Endodoncia birradicular: dos conductos (dientes premolares y molares)
    Endodoncia multirradicular: tres o más conductos (dientes molares)

     

    El precio de este tratamiento, precisamente, irá en función del tipo de endodoncia que haya que realizar en el paciente.

     

    Cómo se hace una endodoncia dental

     

    Hay muchas personas que sienten cierto temor cuando el dentista les sugiere la realización de una endodoncia. Sobre todo cuando oyen que la endodoncia lo que supone es matar el nervio. Sin embargo, nada más lejos de la realidad, ya que se trata de un tratamiento no solo muy efectivo, sino que también se puede hacer en poco tiempo y no resulta doloroso.

     

    El primer paso que lleva a cabo el dentista es realizar una radiografía de la boca para analizar la pulpa dañada y ver el grado de infección que presenta. Una vez analizada la situación, se aplica anestesia local sobre la zona afectada del paciente y se limpian la pulpa y los canales del nervio.

     

    A continuación, se sella la zona con materiales termoplásticos con el fin de evitar el paso de los gérmenes hasta la zona reparada. Es en este momento cuando el dentista valora si es necesaria la colocación de una corona artificial para aportarle mayor resistencia a la pieza. Por último, solo quedaría ya colocarle al paciente la corona hecha a medida.

     

    Este tratamiento que se lleva a cabo en la clinica dental salamanca tiene como objetivo eliminar el dolor y conservar el aspecto de la dentadura para que el paciente no pierda la pieza dental en ningún momento. Sin ir más lejos, en apenas unos días, el paciente ya podrá volver a masticar con normalidad.

     

    La reconstrucción del diente

     

    Dentro del proceso de la endodoncia dental, hay un apartado que se considera muy importante y tiene que ver con la reconstrucción del diente. Un proceso que, entre otras cosas, ayudará a proteger al diente de una posible caries posterior.

     

    Lo cierto es que es muy importante llevar un control sobre las piezas en las que se practicó la endodoncia. Sobre todo porque, al haberle extraído los nervios, estarán mucho más sensibles que el resto.

     

    El especialista llevará, por tanto, un control riguroso de las piezas anteriormente afectadas para que no reproduzcan la caries y haya que realizar de nuevo una endodoncia o cualquier otro tipo de tratamiento.

     

    Ventajas de hacerse una endodoncia dental

     

    Precisamente, los dos aspectos anteriores son algunas de las ventajas y beneficios que tiene el hacerse una endodoncia dental. Un tratamiento que, como veremos a continuación, resulta fundamental en muchos casos y que logrará que mantengamos el nombre de los dientes intacto.

     

    La endodoncia dental es la solución idónea para detener el curso de la infección, ya que si se incrementa el paciente puede perder la totalidad de la pieza dental. Además, otro de los elementos que produce la infección es un dolor intenso producto de la inflamación que se origina con la presencia de bacterias.

     

    En este sentido, la endodoncia permite que podamos preservar nuestra mejor sonrisa y mantener intacta la salud bucodental. Además, es un método preventivo, ya que evitará futuras infecciones y consecuencias derivadas de esta como pueden ser la halitosis.

     

    Por otro lado, hay que señalar también que un tratamiento adecuado de endodoncia evitará la movilidad y el desplazamiento de los dientes adyacentes. Un hecho que puede provocar no solo dolor en la dentadura, sino también que se pierda completamente su estética y la posibilidad de perder piezas dentales.

     

    En definitiva, la endodoncia dental es un tratamiento con el que se logra evitar la extracción de una pieza dental cuyo nervio ya esté afectado por la caries. La solución perfecta para la alargar la vida de un diente y acabar con los molestos y continuos dolores que se producen con la infección.

     

    Una manera de que un diente afectado pueda recuperar plenamente su funcionalidad evitando que, en un corto plazo de tiempo, tengamos que recurrir a un tratamiento dental mucho más costoso.




    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario