PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Por qué los postes de los barberos son rojos, azules y blancos?

 

Los tres colores elegidos por las famosas "barbershops" no son casualidad 

 

  • Lancelot Digital
  • Cedida
  •  

    Uno de los iconos mundiales de las barberías esconde un curioso significado detrás de sus clásicos colores y formas, fechando a los clásicos postes de nada más y nada menos que mediados del siglo XVIII.

     

    Las barberías siguen siendo a día de hoy uno de los lugares de peregrinaje a los que acudir en caso de querer lucir un corte de pelo a la última o acicalar nuestra barba. Para diferenciarlas de las peluquerías, las barberías acostumbran a tener en la puerta un poste cilíndrico con tres colores: rojo, blanco y azul. Un elemento que se ha convertido no sólo en marca diferenciadora, sino también en todo un icono de la cultura pop.

     

    No obstante, y aunque muchos conozcan su uso, no todos saben el curioso significado que esconden detrás los postes de las barberías. Tenemos que remontarnos hasta nada más y nada menos que la Edad de Bronce para comenzar a hablar de los primeros barberos, datando de dicha época de las que serían las navajas de afeitar originales. Con el paso de los años y por ende los siglos, escritos como la Biblia hablan no sólo de la función de los barberos como encargados de afeitar el pelo, sino también de responsabilizarse de tareas quirúrgicas como si de un cirujano se tratara.

     

    A raíz de esta curiosa unión de profesiones nacieron los clásicos postes, un legado que indicaba precisamente un local en el que barbería y cirujía estaban al servicio del consumidor. Realizado el repaso histórico de rigor, seguramente os estéis preguntando ¿qué significan entonces los colores de los postes de las barberías? El rojo representaba la aplicación de sanguijuelas; el azul hacia lo propio con las venas; mientras que el blanco por su parte era referente del vendaje o cuenco en el que se depositaban las sanguijuelas.

     

    Con el paso del tiempo se dividieron los trabajos, pudiendo así encontrar por un lado barbería y cirujía. Eso sí, los postes pasaron a formar parte únicamente de las barberías, manteniendo así los colores rojos, blancos y azules pero alterando levemente su significado: rojo para la sangre; blanco para los vendajes y azul para las venas.

     

    Los actuales y también llamados polos de barbería en la ya entrada edad moderna se le atribuyen a William Marvy. Proveniente de Minnesota, Marvy fundó su propia compañía William Marvy Company allá por 1920, centrada en única y exclusivamente en los postes de barbería. Con un diseño rotatorio, con luces y algunos detalles extra, Marvy evolucionó el producto a lo largo de los años posteriores. En 1993 William fallecía, pasando su legado a su hijo Bob, siendo éste el actual encargado de la empresa. La muerte de Marvy no pasó inadvertida, entrando así en el Hall de la Fama de Barberos, siendo integrante del mismo que no se dedicó al oficio.

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario