PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Préstamos para salir del paso

 

  • Lancelot Digital
  •  

     

    Seguro que más de una vez has estado tentado a solicitar un préstamo y has tenido dudas de cómo hacerlo o, incluso, dónde. La pandemia, la situación española actual, la carestía y la constante subida de precios están dejando a más de uno en una situación complicada de abordar sin ayuda.

     

    Un préstamo es una de las maneras más frecuente de conseguir financiación extra para hacer frente a necesidades puntuales por falta de capital. No es otra cosa que la concesión de cierta suma de dinero por parte de una entidad financiera, que puede ser un banco o, en el caso de los préstamos instantáneos online, otro tipo de empresa.

     

    En España, hay varios tipos de préstamos distintos en cuanto al modo en que se conceden. Pueden ser entre particulares, bancarios y extrabancarios. En esta última modalidad se situarían compañías como Wandoo, que otorga créditos de hasta 850 euros a partir del segundo que se pida.

     

    Qué hacer si necesitas un dinero

     

    Como no todo el mundo tiene ese amigo adinerado al que recurrir en caso de necesitar ayuda o una familia acomodada que te preste sin condiciones, a veces es necesario echar mano de entidades que te ayuden. A continuación, se repasan las 3 opciones posibles para conseguir dinero.

     

    Recurrir al banco

     

    Esta es la clásica salida cuando se necesita dinero que suele venir a la mente en cuanto se pasa por un apuro económico. El banco tiene unas normas establecidas a las que debes ajustarte para que te den crédito, te guste o no. Ellos determinan el plazo, los intereses y si esa cantidad que pides te la pueden dar.

     

    A veces supone un obstáculo, sobre todo si no se cumple con esos requisitos necesarios y por el banco establecidos para concederte el crédito. Si necesitas el dinero rápidamente, son un punto en contra porque sus exigencias pueden demorar el proceso más de lo que te gustaría. El Banco de España lo controla todo.

     

    Solicitar un préstamo P2P

     

    También se conocen como préstamos entre pares (P2P) o préstamos sociales y se otorgan por personas físicas que tienen bastante dinero. Eso sí, hay condiciones que quedan establecidas de antemano en un acuerdo firmado entre prestatario y prestamista.

     

    Este contrato que se firma es civil y determina la cantidad prestada, el plazo y las tasas que se hayan previsto. El acuerdo solo depende de las 2 partes involucradas y no tendrá una supervisión por parte de ninguna entidad financiera externa. Se sustenta pues en un pacto individual.

     

    Buscar otras alternativas

     

    Las ayudas que ofrecen las entidades financieras distintas a los bancos tienen menos condiciones a la hora de financiar. Por esta razón, conseguir el dinero es más fácil y rápido. Además, los trámites son mínimos y los requisitos muy sencillos de cumplir, razón por la que muchos clientes las eligen.

     

    Por lo general, la cantidad solicitada pasa a la cuenta de quien la pide en un plazo de entre 24-72 horas. Si es más largo, puede depender de la entidad bancaria del prestatario no del prestamista. Entre sus ventajas destaca la comodidad: se piden online y solo se necesita un dispositivo con conexión a internet.

     

    El proceso de solicitud es muy intuitivo y corto. El usuario solo tiene que seguir las indicaciones de la web, una vez registrado y con un área de cliente personalizada que le guiará para obtener el dinero. Cuando se han aportado los datos necesarios, importe y plazo de devolución incluidos, solo hay que esperar la aprobación.

     

    Si te conceden el crédito, te mandarán un mensaje y te harán una transferencia a la cuenta habilitada en pocos días. En caso contrario, el cliente también será informado de que no es candidato para recibir el dinero. Así, podrá proceder a la búsqueda de otro tipo de opciones.

     

     

    La mejor opción solo depende de las necesidades del cliente, quien tendrá que tener claras las condiciones de contratación. Estas tienen fuerza de Ley y su cumplimiento en los plazos establecidos es obligatorio. Lo más importante: que la devolución se haga como corresponde.

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario