PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Fichar a un tránsfuga

 

 

  • Lancelot Digital
  •  

     

     

    Días después del sorpresivo “fichaje” de Ástrid Pérez de una persona que se había presentado en las listas de CC en las elecciones pasadas, obteniendo el acta de concejal por los nacionalistas, todavía muchos se preguntan las causas que condujeron a la alcaldesa a “ensuciarse” en una operación que sólo le trae desprestigio político. No le hacía falta esta persona para seguir contando con la mayoría de gobierno y, por lo tanto, llama más la atención que la señora alcaldesa del PP siguiera con la política de transfuguismo que ella misma criticó de manera reiterada y justificada en el caso de su antecesora la socialista Eva de Anta, que mantuvo en el grupo de gobierno, contra la decisión del Partido, a dos concejales del PIL, uno de ellos, Tomas Fajardo, paradójicamente gobernando  de nuevo pero esta vez con Ástrid Pérez de alcaldesa. Y, lo peor no es que Astrid Pérez haya seguido propiciado el transfuguismo en la política lanzaroteña, como ya hicieran el PIL, CC y PSOE en anteriores mandatos. Lo realmente llamativo y ridículo es el argumentario empleado para justificar ese fichaje explicando que lo ha hecho por el bien de Arrecife y, señalando, que ya CC y el PSOE lo hicieron. Para más inri señala que ella no ha propiciado que Carlos Alférez se transfugara ni mucho menos porque no va a recibir ni un duro más de lo que ya recibía. Ya veremos si es verdad, pero aunque lo fuera, cosa que toda la oposición duda, la única realidad es que las grandes fuerzas de este país con el PP y PSOE al frente han firmado el llamado pacto antitransfuguismo que en resumen dice que no utilizarán a un cargo público que se haya presentado en otra lista electoral sin el consentimiento de la formación en la que se presentó.

     

     

    Razones de una operación

     

    De ahí, que dado que Astrid Pérez y Dolores Corujo, la llamada pareja política del año, no son nuevas en esta lides y sabía que este “fichaje” tenía un coste de imagen (ya veremos si también electoral) para el pacto PSOE-PP firmado en el Cabildo de Lanzarote y en Arrecife, algunos piensan que hay algo más detrás de la jugada que cumplir con la llamada operación “sosacáustica” donde la presidenta del Cabildo se hacía fuerte “robando” al consejero de CC, Juan Manuel Sosa, para su causa. Esa operación es estéticamente igual de fea pero, al menos, tenía una justificación política que compensaba el deterioro de la imagen de Dolores Corujo por propiciar un acto claro de transfuguismo en la primera institución de la isla. Se trataba de blindar o complicar una hipotética moción de censura contra Dolores Corujo si el PP nacional tenía la tentación de obligar al partido de Ástrid Pérez a presentarla. De ahí, que cada vez sea más creíble la tesis de que Ástrid Pérez “se quema” con ese “fichaje de un tránsfuga” para evitar tentaciones de algún concejal del cuatripartito que la sustenta con lo justo como alcaldesa. París bien vale una misa.