PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

¿Justicia por el marroquí asesinado?




Parte de la comunidad marroquí de Lanzarote ha convocado una concentración en la zona de el Restaurante Las Vegas donde hace unos días moría un compatriota tras asestarle dos cuchilladas el cocinero del restaurante que regentaba Rachid Bouadoud en la Avenida de las Playas en Tías. La concentración ha generado cierta polémica en la redes sociales entre los que consideran acertado ese acto como muestra de protesta contra ese presunto asesinato de un marroquí a manos de un canario y los que lo creen desafortunado por innecesario. Si la concentración es como un acto de solidaridad con la familia por este fatal desenlace, está plenamente justificado. Lo que parece un despropósito es que se haga “para pedir justicia”. Eso en Marruecos cabría, en un Estado de Derecho como es España, chirría.

 

Trato igualitario

 

Nuestras más cariñosa muestras de solidaridad con la familia y en general por este luctuoso asesinato injustificado contra Rachid, que deja a tres hijos huérfanos. Ahora bien, la justicia se ha hecho desde el primer momento contra ese acto violento que acabó con el marroquí. Fue detenido el presunto homicida por la Guardia Civil, pasó dos días en los calabozos, fue a  "visitar” al juez que instruye el caso, lo envío a prisión provisional. Ni más ni menos que lo que se ha hecho con cualquier otra persona acusada de homicidio. ¿Entonces qué busca esa concentración? Esperemos que no sea desconfianza en nuestro sistema judicial de que por ser marroquí se va a tratar con mayor benevolencia al acusado. Por desgracia el cocinero canario tendrá que pagar su acto por mucho que seguro que hoy está arrepentido del arrebato.