PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Objetivo: eliminar la tasa de basura

 

Que la situación del sector hostelero de Lanzarote es dramática no es ninguna novedad. Justo por eso, a todo el mundo le pareció correcto el esfuerzo que hicieron muchos ayuntamientos de la isla por eliminar la tasa impositiva por contar con sillas y mesas en la vía pública. Una medida correcta que vino, sino a impulsar, al menos a aliviar a un sector que está pasando por unos momentos muy complejos. Sin embargo, y a pesar de lo acertado de la mencionada medida, muchos consideran que es insuficiente, que no llega para mantener abiertos unos negocios que han recibido un golpe certero en su línea de flotación. Restaurantes y hoteles piden ahora que se busquen condonaciones o bonificaciones de otros impuestos, como la tasa de basura. No es una petición baladí, no podemos olvidar que muchas de estas empresas, en gran medida pymes, siguen cerradas, con sus empleados en Ertes o con una facturación que apenas les alcanza para mantenerse en pie. Es el momento de mirar hacia todas esas pequeñas empresas que constituyen la base de nuestra economía y hacer todo lo posible para que permanezcan abiertas.

 

Un punto de encuentro sorprendente

 

Parecía imposible que hubiera algo en lo que se pudieran poner de acuerdo todos los partidos políticos de Canarias. Desde la certera Ana Oramas, hasta Ángel Víctor Torres. Desde el PP a Podemos, pasando por Ciudadanos… pero sí, esta semana nos hemos levantado con ese punto de encuentro sorprendente que no es otro que la pésima gestión, a decir de todos ellos, unos con voces más críticas y otros más suavizadas, que está llevando a cabo Pedro Sánchez en Política Migratoria. Ya lo dijo la diputada nacionalista este miércoles en el Congreso: ¿Es que Canarias no es España? ¿Tenemos que ser independentistas para que se nos escuche?

 

Arguineguín y otras leyendas

Canarias sufre un cero turístico que ha hecho trizas su economía, la mayor parte de su población está en Ere o Erte y encima sufre una crisis migratoria de proporciones épicas y, mientras, Sánchez y los suyos, no encuentran una solución real y lo peor es que da la sensación de que no saben cuál es la mejor solución que no contradiga la política buenista del Gobierno Psoe-Podemos.  17.500 inmigrantes han llegado a Canarias en lo que va de año. Han sido devueltos 22 y esta semana nos enterábamos que los inmigrantes se pueden mover por Canarias como Pedro por su casa, pero no pueden ir a la península porque no tiene documentación. (¿Es o no es España, Canarias?). Mientras tanto, Marlaska hace afirmaciones inciertas (¿los inmigrantes pasan sólo 72 horas en el muelle?) y trata de aprender a decir Arguineguín y que no suene a Afganistán. Pues sí, si algo hay que agradecerle a este gobierno es que hasta Podemos pida la dimisión de Marlaska. Mientras tanto, los canarios seguimos esperando soluciones y que dejen de pasarse la patata caliente y de venir a mirar cómo las estamos pasando en las islas sin tomar medidas.