PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Políticos y privilegiados  

 

 

 

 

Ya comienzan en las redes sociales a preguntarse si toda la carga de la crisis va a recaer en las empresas privadas y trabajadores de ese sector, como parece tras las últimas medidas adoptadas por el Gobierno de España. O empezará Sánchez ¿a pedir algún sacrificio a las empresas públicas y a sus trabajadores? ¿Y los políticos, al menos, harán algún gesto de solidaridad con los más de dos millones de personas que irán al paro por esta pandemia económica y sanitaria? Porque la cruda realidad es que mientras el sector privado peligra, da la sensación de que esta guerra no va con el sector público y los políticos. Hace mucha gracia ver a los ministros de Sánchez, entre ellos a Pablo Iglesias, prohibiendo a las empresas enviar al paro a sus trabajadores como consecuencia directa del decreto que paraliza toda la actividad en España y a la vez quieren que sean las empresas quienes sigan pagando las nóminas de sus trabajadores. ¿Con qué dinero, señor Sánchez? Porque si la mayoría no tiene actividad en los próximos meses o muy poca ¿cómo quiere que se mantengan a las mismas plantillas en una situación de crisis total? Esta nueva medida del Gobierno central de prohibir los despidos por fuerza mayor y de que las empresas vuelvan a contratar a todos los empleados cuando se acabe el Estado de Alarma es simplemente un disparate que llevará al hundimiento de las empresas. Tiempo al tiempo.

 

 

Italia baja el número de diputados y senadores

 

Aunque parezca increíble las fuerzas políticas en Italia han acordado rebajar casi en un 30% el número de diputados y de senadores de cara a la próxima legislatura. Los partidos políticos no han podido aguantar la presión de los ciudadanos hartos de una clase política ineficiente (Italia es el país de la Union Europea que más diputados tiene por habitante) y con muchos privilegios que, en tiempo de zozobra y crisis, se hacen más evidentes. Mientras eso ocurre en Italia, en Canarias, sin ir más lejos, el año pasado el Parlamento aumentó en 10  nuevos diputados, que a la postre no ha servido para nada, como ya todo el mundo coincide. Pues bien, en lugar de reflexionar y regresar a  los 60 diputados, hay partidos (por suerte no el Psoe ni CC y ya veremos lo que dice el PP) que quieren que para las próximas elecciones se modifique de nuevo el sistema electoral para aumentar en otros cinco diputados y alcanzar la cifra tope de 75 diputados que permite el Estatuto de Canarias. Una vergüenza. Estaremos muy atentos.