PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Un acierto de la Alcaldía

 

 

El trabajo telemático ha venido para quedarse. La pandemia ha marcado un antes y un después en este sentido. Lo que era algo inusual para la mayoría de las empresas, y solo algunas, las más adelantadas, practicaban, se va a extender a partir de ahora a un gran número de ellas. Pero, siendo esto una evidencia, no deja de ser lógico que haya generado un cierto enfado en la sociedad que los trabajadores del Ayuntamiento Arrecife, a la hora de regular el funcionamiento del teletrabajo, cosa que se ha hecho determinados dos únicos días de teletrabajo y tres presenciales, pretendieran que esos días de teletrabajo coincidieran en lunes y viernes. Desde el Consistorio se ha decidido que no, ninguno de esos días se podrá teletrabajar, ya que son días claves para marcar el trabajo de la semana, el lunes, y para controlar, el viernes, los resultados conseguidos. Esperemos que el tema se haya resuelto cuando se publique este trasmallo. En nuestra opinión, cuanto más eficaz sea el trabajo en el Consistorio capitalino, será mejor y creemos que la Alcaldía acierta y ataja de esta manera cualquier suspicacia al respecto. 

 

 

Avalancha de pateras

El mes de mayo se cerró con una avalancha de pateras que se produjo cuando cesó el mal tiempo, el temporal de viento y oleaje que impidió que llegarán, durante varias semanas, embarcaciones a la isla. Nada más pararse el viento, se precipitó la llegada de todas las que no habían salido. El temor que existe es que Marruecos, con el problema surgido en Ceuta, relacionado directamente con nuestros vecinos del Sáhara, pueda multiplicar la salida de pateras hacia Canarias. No creemos que se trate de una “Marcha azul”, tal y como han señalado algunos, pero ciertamente con soluciones buenistas, sin entrar de lleno en el problema que está generando la inmigración irregular en Canarias y mirando para otro lado, tal y como hace el Estado en muchas ocasiones, y también Europa, no solucionamos nada. Es necesario reivindicar una solución, mayor control de fronteras, más devoluciones y, sobre todo, que no se enquiste el problema en Lanzarote, donde, sino hay más solidaridad del resto de la isla, la situación se puede volver insoportable.  De momento hay más de dos mil quinientos menores en las islas, lo que sin duda es un problema de presente, pero sobre todo de futuro, cuando crezcan y se queden en el limbo, sin trabajo y en una situación de alegalidad.

 

 

En nombre de Mercedes Medina

Cada vez son más las voces que piden que se mantenga el nombre de Mercedes Medina para el IES de Altavista. Resulta incomprensible el empeño en cambiar el nombre del centro para quitar el de la insigne, querida y recordada docente, sobre todo porque nadie pidió dicho cambio. En cualquier caso, aún no es tarde. Estamos a tiempo de no hacerlo, se puede corregir si hay voluntad política. En este sentido, consideramos muy importante la presión que puedan ejercer, no sólo las diferentes formaciones políticas, sino también la propia presidenta del Cabildo, Dolores Corujo, una persona especialmente sensible ante estas cuestiones tan delicadas. Esperamos que se realicen las gestiones necesarias para que Educación de a torcer su brazo y permita que el centro conserve el nombre y el recuerdo de una persona que lo dio todo por la enseñanza en Lanzarote. 

 

Plenos virtuales y presenciales

Arrecife sigue celebrando los plenos de manera telemática, en cambio el Cabildo ya lo hace de manera presencial. Lo cierto es que no se entiende que las dos principales instituciones de la isla funcionen de manera tan diferente. Concretamente desde este Trasmallo no comprendemos que Arrecife continúe funcionando como si siguiéramos en estado de alarma, cuando ya se ha podido celebrar ferias del calibre de Fitur. Es preciso tomar medidas, y si no pueden ir todos los concejales, que vayan algunos y el resto sí lo hacen de forma virtual. Con las medidas adecuadas, las posibilidades de contagio serían mínimas. Este Pleno, celebrado el 31 de mayo, debería ser el último que celebre la Corporación capitalina. Sea como sea, los plenos telemáticos pierden frescura, espontaneidad y no están justificados. A rectificar, pues.